Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Publicidad

5 razones por las que no estás viendo los resultados de tu ejercicio

Todo está en el balance
workouts resultados ejercicio descansado minutos
-

No te asustes, es normal que lleves 4 meses haciendo ejercicio constante y no veas los resultados. En parte, esto se debe a que nosotras siempre somos las últimas en ver nuestros cambios, a parte de que es un proceso que toma tiempo y paciencia (no te desesperes, vas por muy buen camino). Pero también puede ser que alguno de estos problemas sea la razón por la que no estás viendo los resultados de tu gran esfuerzo.

1. Te fijas únicamente en los resultados físicos

“Conseguir un 'cuerpo de verano' que haga que mi ex se arrepienta” puede sonar como un buen incentivo al principio, pero es mejor que cambies tu perspectiva. Piensa en el “cuerpo de verano” (entre comillas porque tu cuerpo ya es perfecto) como un resultado colateral del verdadero beneficio de hacer ejercicio. Al fijarte en tu progreso, fíjate en si ya aguantas más tiempo haciendo cardio o si te sientes más fuerte y llena de energía, porque esos son los resultados que realmente importan y te van a mantener mucho más motivada. <3

Publicidad

2. Se te olvidan las otras 23 horas

Ya hiciste tu ejercicio y le echaste ganas, ahora tienes que enfocarte en las otras 23 horas del día. No te tires en el sillón el resto del tiempo, si estás trabajando procura levantarte de la silla constantemente y camina un poco. Recuerda comer de forma saludable y balanceada y dormir suficiente (entre 8 y 10 horas diario) para que tu cuerpo se recupere bien. Suena simple, pero estos dos factores son la clave para que te sientas feliz y sana.

3. No te das ni un solo descanso

Está muy bien que le estés dando todo a tu rutina, pero tienes que descansar de vez en cuando. El ejercicio crea estrés sobre el cuerpo, este estrés resulta en inflamación y retención de líquidos. Tómate un día a la semana para descansar (puedes caminar o hacer yoga , siempre y cuando la intensidad sea baja) y dejar que tu cuerpo se recupere . Cuando se te pase la inflamación, notarás muchos más cambios en tu cuerpo.

4. No estás sumando los minutos

Para poder elevar tu resistencia necesitas que tu ejercicio te impulse y se sienta como un reto. Sabemos que esto se dice fácilmente pero es muy diferente cuando estás a la mitad de la rutina sintiendo que te derrites de sudor. Es esencial que no te des pausas ni descansos y sumes todos los minutos posibles y aproveches al máximo. Piénsalo así: si haces ejercicio 5 veces a la semana y durante cada rutina te das un descanso de 5 minutos, en total no aprovechaste 25 minutos.

5. Estás obsesionada con un solo tipo de ejercicio

Se vale que ames correr o que hacer pilates sea lo único que te encanta en esta vida. Pero necesitas complementar tu ejercicio favorito con otros diferentes para que los resultados sean holísticos. Lo ideal es que sigas una combinación variada y balanceada:

- Alta Intensidad: 1-3 veces a la semana.
- Rutinas largas: 1-2 veces a la semana (puede ser fuerza, yoga y/o movilidad).
- Descanso: El resto de los días. Puedes hacer recuperación activa, te lo explicamos aquí.

Hagas la combinación que hagas, es importante que trabajes tu cuerpo completo, no te obsesiones únicamente con las abs , échale ganas a todo por igual.

Publicidad