Diane von Fürstenberg: la creadora del wrap dress, símbolo de feminismo

La diseñadora que llegó a Nueva York para perseguir un sueño.

684
- Publicidad -

Se dice que en la actualidad ya todo ha sido inventado y que crear un nuevo ícono en la moda resulta casi imposible, pero con gran tenacidad y dedicación, la diseñadora belga-estadounidense Diane von Fürstenberg probó lo contrario reinventando una prenda femenina clásica, despojándola de atavíos y creando un ícono de la moda: el wrap dress.

Debido a su gran alcance, se convirtió en un símbolo de poder e independencia para la mujer en los 70s. Fue un fenómeno cultural y una tendencia que perduró por más de 30 años y que resulta un tanto irónica por su naturaleza simplista; es una prenda muy tradicional, algo entre una túnica y un kimono, pero hecha de tejido de punto de algodón que se ciñe al cuerpo esculpiéndolo y brindándole confianza a la mujer que lo lleva puesto.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg 70s
Publicidad

Diane Simone Michelle Halfin nació en Bélgica en 1946 en una familia judía de clase media-alta. Ambos padres vivieron los horrores de la Segunda Guerra Mundial y su madre fue sobreviviente de un campo de concentración a los 22 años. La madre de Diane jugó un papel fundamental en la formación de su carácter tenaz, confianza, autoestima y enorme positivismo.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg 1970

Diane gozó de una educación privilegiada siendo enviada desde muy pequeña a escuelas-internado en España e Inglaterra. En 1965 entró a estudiar Economía en la Universidad de Ginebra, Suiza, donde conoció al príncipe Egon von Fürstenberg, heredero de la fortuna de los automóviles Fiat.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg y su ex-esposo Egon von Fürstenberg, 1970

Se enamoraron rápidamente y se casaron en 1969. Una vez casada, emprendió su carrera como diseñadora de moda, primero en París como aprendiz de Albert Koski y después en Italia con el manufacturero textil Angelo Ferretti.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg 1977

En 1970, ella y su esposo se mudaron a Nueva York, donde nacieron sus hijos, los príncipes Alexandre y Tatiana von Fürstenberg. Una vez en Nueva York, Diane se hizo visitante asidua del Studio 54 de Andy Warhol, donde hizo importantes relaciones con personajes del medio artístico como Bianca Jagger y Richard Gere.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg con sus hijos Tatiana y Alexandre, 1973

Dos años después de su llegada a Nueva York, se divorció en buenos términos del príncipe Egon von Fürstenberg, por lo que mantuvo su nombre de casada como nombre artístico, pues ya era bien conocida así en la sociedad neoyorquina.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg FW 1970

En 1972 comenzó un proyecto en la sala de su departamento de Park Avenue que se convirtió en la inevitable fundación de su marca homónima, la cual gozó del impulso de la legendaria editora de moda Diana Vreeland que ayudó a que presentara su primera colección en el Gotham Hotel de Manhattan.

Foto: Shutterstock; John Galliher, Diane von Furstenberg, Diana Vreeland y Emanuel Ungaro

Al ver que las mujeres combinaban su blusa de escote cruzado con faldas del mismo color, decidió unir las dos prendas y así fue como en 1974 nació el icónico vestido cruzado o wrap dress que se convirtió en un rotundo éxito desde el primer momento. Todas las mujeres de Nueva York tenían uno. “Era un producto muy aterrizado, un wrap dress era realmente un uniforme, un simple vestido de algodón que todo el mundo usaba y amaba” confesó Diane von Fürstenberg a los medios de la época.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg 1976

Para 1975, se producían 15 mil vestidos a la semana, por lo que para 1976 ya se habían vendido más de cinco millones de de wrap dresses. Nada mal para una joven diseñadora de 29 años que incluyó también una línea de cosméticos y fragancias bajo la firma DvF.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg

El rápido crecimiento de la compañía se le salió de las manos, por lo que a finales de los 70s vendió su línea de indumentariaPuritan Fashions Corporation y en 1983 vendió la línea de cosméticos y fragancias a Beecham Pharmaceuticals, perdiendo el control total de la compañía.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg SS 1983

Después de vender DvF, se mudó a París y creó su propia compañía editorial con la cual publicó varios libros de decoración de interiores, colaboró para importantes publicaciones internacionales de moda e hizo una asociación con el canal de ventas por televisión QVC para el lanzamiento de su línea Silk Assets.

Foto: Salvy

En 1997 volvió a Estados Unidos y compró de vuelta su compañía, relanzándola con una nueva y vigorosa vitalidad que la hizo merecedora de múltiples reconocimientos. Un año después, publicó su libro de memorias titulado “Diane: A Signature Life”.

Foto: Simon & Schuster

En 1999 fundó con el magnate de los medios y viejo amor, Barry Diller, la Diller-von Furstenberg Family Foundation, una fundación privada que provee ayuda filantrópica a organizaciones sin fines de lucro. En 2001 Diane von Fürstenberg y Barry Diller por fin se casaron, otorgándole a Diane la nacionalidad estadounidense en 2002.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg y Barry Diller, 2017

En 2005 recibió el Lifetime Achievement Award del Council of Fashion Designers of America CFDA por su impacto en la moda. Un año más tarde, fue nombrada presidenta del CFDA, cargo que sostiene hasta el día de hoy.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg, CFDA Awards 2004

En 2010 colaboró con el lujoso hotel londinense Claridge’s, donde diseñó una serie de legendarios cuartos y suites del hotel. Ese mismo año creó los DVF Awards, unos premios para honrar y proporcionar ayuda a mujeres extraordinarias que han demostrado coraje, fuerza y liderazgo en su compromiso a diferentes causas que inspiran a las mujeres de todo el mundo. Los premios se celebran como parte del la conferencia The Women in the World. Algunas de las galardonadas han sido Oprah Winfrey y Hillary Clinton.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg, DVF Awards

En 2014 publicó su segunda memoria titulada “The Woman I Wanted To Be” que ha sido traducida a seis idiomas. Ese mismo año, se estrenó el reality show “House of DVF” en el canal E! y fue nombrada una de las mujeres más influyentes del mundo.

Foto: Simon & Schuster

El compromiso de Diane von Fürstenberg por empoderar a la mujer e impulsarla a lograr grandes metas, es transmitido no sólo a través de sus creaciones, sino por medio de sus múltiples actividades filantrópicas y tutoría empresarial. Es parte de Vital Voices, una organización sin fines de lucro que apoya a mujeres emprendedoras.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg SS 2010

Además, Diane von Fürstenberg es miembro activo de la comunidad neoyorquina que le abrió las puertas y en donde su sueño se hizo realidad. Ha estado involucrada en diferentes proyectos públicos y está directamente implicada en la restauración del High Line.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg FW 2010

En 2018 recibió el Premio Swarovski “Positive Change” del Council of Fashion Designers of America, organización de la cual ha sido presidenta por más de 10 años.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg, CFDA Awards 2018

Actualmente, la compañía Diane von Fürstenberg DvF está bajo la dirección creativa de Nathan Jenden y ofrece prêt-à-porter, bolsos, gafas, una línea para el hogar y desde luego, su icónico wrap dress. La sede está basada en Nueva York con una distribución en 55 países en 1500 puntos de venta, incluyendo 85 tiendas propias en América, Europa, Medio Oriente y Asia Pacífico.

Foto: Shutterstock, Diane von Fürstenberg SS18

Hoy en día, Diane von Fürstenberg es una feliz esposa, madre y orgullosa abuela de cuatro nietos. Después de tantos éxitos, Diane sigue convencida de que ‘sus hijos son su más grande creación’.