Proteína como suplemento: cómo, cuánto y cuándo tomarla

#workit

448
proteína beneficios dudas ejercicio workout musculo recuperación suplemento
Crédito; IStock
- Publicidad -

Aunque no lo creas, la proteína es ese suplemento mágico que te puede ayudar a elevar tus entrenamientos. Pero es importante que sepas cómo, cuánto y cuándo tomarla, porque hace toda la diferencia y se ve en los resultados. Así que, resolvemos todas tus dudas para que le puedas dar un boost a tu vida fit.

1. Cómo escogerla

Hay muchos tipos de proteína, tanto de origen vegetal como animal, y tienes que encontrar la que mejor te funciona. Procura que la fórmula tenga la menor cantidad de rellenos y azúcar. Ya que hay algunas marcas que rellenan sus mezclas con ingredientes que solo sirven para que la fórmula se sienta más espesa, pero en realidad no te beneficia. Te recomendamos que antes de comprarla, investigues online sobre las reseñas y los resultados que tiene.

Publicidad

2. Los beneficios

La proteína ayuda a perder grasa, aumentar el metabolismo, construir músculo, mejorar el desempeño durante el ejercicio y fomentar la recuperación. Por eso decimos que es ese ingrediente mágico que le da un boost a tu workout y a los resultados que buscas.

2. La cantidad ideal

Lo ideal es consumir 20 gramos al día. Generalmente esto equivale a un scoop de proteína. Si sientes que es poco, no te preocupes y no te tomes más de lo indicado. El exceso de este suplemento puede resultar en aumento de peso, problemas digestivos y deshidratación.

3. El momento óptimo

Puede ser pre o post-workout. Esto depende totalmente de ti y de lo que te siente mejor. Lo que sí es muy importante es que te tomes la proteína justo antes o después de hacer ejercicio, tienes 30 minutos, para ser exactos. A estos minutos se les llama “la ventana anabólica” porque son el corto momento en el que los músculos absorben la proteína como esponja. O sea: es cuando más van a absorber y aprovechar el suplemento.

4. La mejor forma de tomarla

En realidad esto depende de tus gustos y del sabor de la proteína que estés tomando. Puede ser en smoothie, shake, mezclado con un shot de café y hielos… Como prefieras. Aunque te recomendamos que sea de una forma líquida para que sea más fácil digerir.