Trompe-l’œil: la moda que engaña al ojo con efectos visuales

La asombrosa técnica de pintura que adoptó la moda.

868
- Publicidad -

Desde que surgió la Alta Costura, la moda ha desarrollado una cercana relación con las bellas artes, siendo incluso considerada por muchos como una arte moderna, como la escultura y la música. A lo largo del tiempo, la moda ha trascendido y evolucionado, adoptando extranjerismos y terminologías especializadas propias de otras artes como la pintura.

Una de ellas es la palabra francesa “trompe-l’œil” o “trampantojo” en español. Es una técnica pictórica que busca engañar a la vista mediante efectos ópticos de tercera dimensión que se logran a través de cambios de perspectiva, tamaño o sombreado; logrando un efecto de realismo y cierta confusión óptica a la vez.

Foto: Shutterstock
Publicidad

La primera firma de moda en adoptar esta técnica de la pintura, fue la de la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli, cuando en 1927 creó una serie de suéteres de Alta Costura con cuellos y lazos marineros que estaban tejidos como parte de la prenda.

Foto: The Metropolitan Museum of Art, Schiaparelli 1927

En 1931 hizo su primera colaboración con un artista, el pintor y decorador Jean Dunand, con quien creó un magnífico vestido inspirado en las antiguas túnicas griegas. Se trataba de un vestido simple y liso al que le fueron pintados plisados con sombras grises y negras que crearon un efecto tridimensional que engañaba a la vista.

Foto: Man Ray, Elsa Schiaparelli

Elsa Schiaparelli era una diseñadora adelantada a su tiempo. Comparaba sus mejores creaciones de costura con las obras maestras de su selecto grupo de amigos artistas, entre los que destacaba el pintor surrealista Salvador Dalí con quien creó el célebre “Vestido Langosta” que permanece como un recordatorio de la increíble mancuerna que sostiene la moda y el arte.

Foto: Shiaparelli 1937

Años más tarde, grandes maisons continuaron esta técnica artística que dominó la moda por mucho tiempo. Una de ellas fue Hermès, que en 1952 presentó una serie de vestidos con ilusiones de trompe-l’œil que arrasaron en el mercado y aparecieron en múltiples editoriales de moda.

Foto: Hermès 1952

Otra de las piezas trompe-l’œil más recordadas, fueron la que presentó el enfant terrible Jean Paul Gaultier para su colección de Alta Costura otoño/invierno 2002-2003 en la que entre varias propuestas innovadoras, destacó una camisa que simulaba un torso femenino desnudo.

Foto: Abaca, Jean Paul Gaultier Haute Couture 2002-2003

Para primavera/verano 2016, Gucci nos demostró su lado más artístico con alucinantes piezas con olanes, drapeados, cinturones y lazos en trompe-l’œil que rindieron homenaje a los primeros pasos de esta técnica en la moda.

Foto: IMaxTree, Gucci SS16

La divertida firma Moschino bajo la dirección creativa del irreverente Jeremy Scott nunca deja de sorprendernos y para primavera/verano 2017 nos dejó con la boca abierta con una colección hecha completamente de trompe-l’œil. No podíamos creer lo que veíamos.

Foto: IMaxTree, Moschino SS17

La firma milanesa Prada también nos ha demostrado que el trompe-l’œil no es sólo para la Alta Costura, sino que también se puede aplicar a diferentes accesorios, como su bolso de terciopelo con trompe-l’œil que se convirtió en la it bag de la temporada pasada.

Foto: Prada

Ahora que ya sabes qué es exactamente el trompe-l’œil, no dudes en llevarlo a las calles con los outfits más atrevidos. Cualquier pieza que tenga este efecto óptico, será objeto de asombro y te hará lucir súper cool, divertida y fashion forward.