Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Publicidad
Publicidad

1. No calentar

Puede que te dé flojera y solo te recuerde a las clases de educación física, pero el calentamiento es ESENCIAL. Olvídate de la excusa de que ‘no tienes tiempo’, calentar correctamente te permitirá desempeñarte mejor, correr con mayor fuerza y poder y evitar lesiones a corto y largo plazo. Tómate entre cinco y diez minutos para hacer estiramientos dinámicos, relajar los músculos y prepararlos para la corrida. Si no sabes bien cómo calentar, en la aplicación de Nike Training Club encontrarás muchas opciones.

Publicidad

2. Tomar demasiada o muy poca agua

Si no tomas nadada de agua vas a deshidratarte y sentirte exhausta mientras corres. Si tomas demasiada agua también vas a sentirte fatal. El truco para mantener el balance es que tomes suficiente agua a lo largo del día. También te recomendamos evitar las bebidas energizantes y las que contienen muchísima azúcar para no alterar abruptamente tus niveles de azúcar en sangre que te pueden llevar a un sugar crash o una resaca de azúcar mientras corres.
ELLE CONSEJO: Si vas a hacer un long run o vas a correr por trail, lleva una botella de agua para hidratarte si lo necesitas.

Publicidad

3. Comer demasiado :/

Sí, consumir carbohidratos antes de hacer un ejercicio intenso es importante, pero hacerlo justo antes de empezar te hará sentir pesada y cansada. Esto se debe a que el sistema digestivo se apodera de la energía de tu cuerpo para poder digerir la comida en vez de que la aprovechen los músculos durante el ejercicio. Lo ideal es que consumas una porción moderada entre 30 y 60 minutos antes de que salgas a correr y/o encuentres el tiempo y las porciones que mejor funcionen para ti.

4. Ignorar lo que te dice tu cuerpo

Especialmente si estás empezando a correr, escuchar a tu cuerpo es muy importante. Si sientes que algo te duele, molesta o simplemente estás cansada: descansa. Deja a tu ego atrás y enfócate en recuperarte en vez de empujar a tu cuerpo a un extremo que le va a hacer daño. Insistimos: la recuperación es una forma de elevar tus entrenamientos y el desempeño de tu cuerpo.

5. No ir al baño

Antes de salir a correr, ve al baño. Lo último que necesitas cuando estás tratando de correr 5 kilómetros es pausar para buscar un baño desesperadamente. Si vas al baño antes de salir, no deberías de tener problemas durante tu corrida. Si sientes que tienes una emergencia cada vez que corres (o haces ejercicio) consulta a un doctor o experto para ver cómo lo puedes solucionar.

Tags

correr Running
Publicidad