Chanel lanza su propio vino blanco y rosado orgánico cultivado en una isla

La maison presenta la primera cosecha de la etiqueta de vino que adquirió el año pasado

1039
Chanel vino blanco rosado orgánico cultivado isla Domaine de L'Ile Porquerolles
Foto: Brice Braastad
- Publicidad -

No es ninguna novedad que conglomerados de moda diversifiquen su oferta expandiéndose en diversas áreas del mundo de lujo como los vinos y licores, pero no es algo por lo que la maison Chanel sea muy conocida, actualmente propiedad de los reservados hermanos Alain y Gerard Wertheimer, criadores de caballos y dueños de viñedos en Provenza y California.

En 2019, Chanel adquirió la etiqueta de vino blanco y rosado Domaine de l’Ile del enólogo y marinero Sébastien Le Ber, y que es cultivado en la isla de Porquerolles en Hyères, Francia. Tras la compra, lanza la cosecha de 2019, creada bajo la supervisión de Nicolas Audebert, gerente de Château Rauzan-Ségla, Châteaux Canon y Berliquet, también parte de Chanel.

Chanel vino blanco rosado orgánico cultivado isla Domaine de L'Ile Porquerolles
Foto: Brice Braastad
Publicidad

La historia de la etiqueta Domaine de l’Ile se remonta a 1910, año en que François-Joseph Fournier, un hombre que se volvió inmensamente rico por el descubrimiento de la veta de oro más grande de México, compró la isla de 1,254 hectáreas en una subasta como regalo de bodas para su esposa Sylvia, quien devolvió el esplendor agrícola a esta pequeña isla.

Chanel vino blanco rosado orgánico cultivado isla Domaine de L'Ile Porquerolles
Foto: Brice Braastad

En 1957, el terreno de llanuras fue repartida entre las cuatro hijas Fournier. A diferencia de sus hermanas que lo revendieron al Estado, Lélia Fournier, esposa de esposa Le Ber, luchó por conservar su tierra y plantar viñedos que fueron heredados por Sébastien Le Ber (nieto de François-Joseph Fournier) quien inició un nuevo capítulo confiándole el viñedo a Chanel.

La isla de Porquerolles tiene el entorno perfecto y preciso en el que nacen los vinos blancos y rosados ​​sin igual y 100% orgánicos. El vino blanco tiene un sabor a fruta blanca madura con matiz floral y una variación de notas secas pero es fresco; mientras que el vino rosado tiene notas dulces, con un toque de frutas y un aroma floral con un toque salino de la isla.

Chanel vino blanco rosado orgánico cultivado isla Domaine de L'Ile Porquerolles
Foto: Brice Braastad