María Félix vivía medio año en París y así era su vida en la capital francesa

La diva del cine mexicano pasaba la mitad del año en su residencia de la capital francesa

4067
María Félix lujoso estilo vida departamento París actriz mexicana diva doña
Foto: Shutterstock, María Félix
- Publicidad -

La máxima diva del cine mexicano, María Felix (1914-2002) alguna vez dijo, “Entre París y yo, siempre ha habido una historia de amor” y es que no es difícil enamorarse de la capital francesa donde la ‘joie de vivre’ (alegría de vivir) cobra sentido, y la actriz mexicana acogió al máximo con su lujoso estilo de vida en su departamento muy cerca del Arco del Triunfo.

En la década de los 40, María Felix conoció al banquero francés Alexander Berger quien en 1956 se convirtió en su cuarto esposo, con quien vivió 18 años, la relación más larga de su vida. Él le compró un exclusivo departamento al noroeste de París, en el cual vivía 6 meses al año y pasaba los otros 6 meses en su casa en la colonia Polanco de la Ciudad de México.

María Félix lujoso estilo vida departamento París actriz mexicana diva doña
Foto: GettyImages; María Felix, Paría 1990
Publicidad

En sus propias palabras, La Doña adoraba “lo insólito, lo fuera de serie, lo extravagante, lo fabuloso” y su vida en París reflejaba esta filosofía. Vivía en el número 6 de Place Winston Churchill en la comuna de Neuilly-sur-Seine, pasando la periferia de la ciudad. Le gustaba la tranquilidad y conveniencia, “todo lo que necesita uno para vivir lo tengo en la esquina”.

Cuando estaba en Francia, le gustaba disfrutar de un merecido descanso disfrutando de los placeres de la vida con su esposo Alex; como acudir a conciertos de ópera, visitar museos, zoológicos, restaurantes de moda, esquiar y las carreras de caballos, pues la pareja incluso tenía su propia cuadra de caballos que llevaba el nombre de la actriz y hasta ganó premios.

En varias ocasiones, María Bonita dijo “yo soy mi casa”, refiriéndose a su espacio como un reflejo de su personalidad. Amaba antigüedades y era fanática del siglo XVIII, la pintura y la porcelana. Originalmente, su departamento estaba decorado al estilo Napoleón III pero después lo cambió por un extravagante estilo Luis XV, para finalmente venderlo en 1998.