- Publicidad -

Anoche, en la alfombra roja de los premios Oscar, la cantante y actriz, Lady Gaga, llevó un increíble vestido negro Alexander McQueen, que se vio inevitablemente opacado por su elección de joyería: un collar con un colosal (es la palabra más acertada) diamante amarillo de Tiffany & Co. que fue usado por última vez por Audrey Hepburn en 1961.

Y sí, si creías que ese colosal diamante se veía de impacto en la alfombra roja, tienes que esperar a ver cómo se ve en su proceso de elaboración.

Publicidad