Después de presentarse por dos temporadas en París, la sofisticada firma neoyorquina Proenza Schouler vuelve a la ciudad que la vio nacer, pero esta vez con un enfoque mucho más casual que mezcla el expertise adquirido en la capital francesa con el material estadounidense por excelencia, el denim. Piezas de cortes minimalista con fotografías impresas y toques metálicos, muy ‘à la Raf Simons‘ (léase con acento francés).

 

Publicidad