El día en que Supreme logró que los millennials compraran el periódico

La colaboración más original e inesperada de la marca de streetwear.

402
Foto: New York Post

Literalmente cualquier objeto en el que la firma de streetwear Supreme pone su inconfundible logo rojo, se convierte en una pieza de culto que causa euforia en el mercado y se agota casi inmediatamente. El logo de esta marca skater neoyorquina fundada en 1994 es un elemento fundamental de la iconografía de la imperante moda urbana.

Este lunes, Supreme realizó una colaboración histórica en la industria editorial convirtiendo al periódico neoyorquino New York Post en un verdadero artículo de colección que se agotó de los puestos de periódicos casi antes de que saliera el sol.

Foto: New York Post
Publicidad

Esta nueva y aventurada estrategia publicitaria resultó ser un rotundo éxito tanto para la marca de streetwear, como para el periódico; que registró las ventas más altas en un largo tiempo, llegando a un grupo demográfico distinto al usual.

New York Post on newsstands now. @nypost

A post shared by Supreme (@supremenewyork) on

Muchos jóvenes, al ver los —antes casi invisibles— puestos de periódicos recubiertos del logo de Supreme, procedieron a comprar todas las existencias de una sola vez, convirtiendo rápidamente esta edición en un objeto de deseo nunca antes visto entre entre los millennials.

On newsstands now… @supremenewyork #supreme

A post shared by New York Post (@nypost) on

Supreme primero se acercó al New York Post por su afinidad en identidad gráfica, buscando socios comerciales auténticos y una estrategia publicitaria creativa para acompañar el esperado lanzamiento de su nueva colección otoño/invierno 2018. Es la primera vez que el periódico realiza una colaboración de esta clase, en el pasado habían trabajado con diferentes patrocinios, pero nunca dedicado todo el frente del periódico exclusivamente para mostrar el logo de una marca. Una aventura publicitaria que ciertamente resultó ser muy acertada para ambas partes.

Fall/Winter 2018

A post shared by Supreme (@supremenewyork) on

Los ejemplares literalmente volaron de los puestos de periódicos. Para antes de las ocho de la mañana, ya era imposible encontrar un sólo New York Post en toda la ciudad. Si deseabas tener uno en tu poder después de las nueve de la mañana, el lugar más indicado para conseguirlo era a través de Internet, donde los ejemplares que originalmente costaban un dólar, multiplicaron exponencialmente su valor en cuestión de pocas horas.