Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué tan tóxico es que digas el/la tóxica? Una terapeuta en relaciones responde

De los memes a la toxicidad real, hay mucho detrás de usar palabras como éstas para tus relaciones.
mié 07 julio 2021 06:41 PM
AmorToxico_destacada.jpg
Gossip Girl (2007)

Estaba en una cena de amigas cuando una de ellas dijo: "ay, está marcándome el tóxico", riéndose y refiriéndose a su novio. Se levantó de la mesa y se fue a hablar por teléfono. Por dentro no pude evitar pensar qué tan mal estaba que le llame así, cuando tienen una relación bastante sana, según lo que vemos y lo que ella nos cuenta. Dejé pasar el comentario pensando que bueno, lo dijo en sarcasmo, ¿verdad?

Después comencé a encontrarme con más y más memes sobre "la tóxica” y "el tóxico" para conversaciones donde alguno de los dos muestra celos o actitudes posesivas. También me encontré con una conocida subiendo a su historia una conversación con su novio, donde él le cuestionó por qué no le había dicho dónde estaba y le dijo que debe darle seña de todos sus movimientos. Ella subió el screenshot y lo mostró como un gesto de "awwww, mi tóxico". NO. ¿Por qué? ¿En qué momento los celos se convirtieron en signo de amor e interés? ¿Cómo llegamos a este punto en las relaciones?

Somos la generación que romantizó la relación malsana de Blair y Chuck Bass en Gossip Girl, o la de Carrie y Mr. Big en SATC, y ¡qué grave! A fuerzas queríamos que termináramos juntos. Entonces sí, algo hay ahí de la toxicidad que hemos digerido.

Publicidad

Por un breve momento tuvimos la sensación de que las relaciones de pareja estaban mejorando. Los celos ya no eran romantizados, la violencia estaba visibilizada, el machismo también y las relaciones parecían ser más equitativas. También con mayor conciencia de la responsabilidad afectiva y el abuso emocional o gaslighting. Pero todo indica que no y que hemos retrocedido unos 30 años con esto.

Captura10-9.png

Yo sabía que tanto meme de "el/la tóxica" y romanizar los celos y el control posesivo de la pareja no podía estar bien. Y sí, podrías decir “ay, pero ahorita todo es tóxico”, “ya no aguantan nada”, “estas generaciones de cristal”. Con tanta toxicidad aquí y allá tendríamos que comenzar por reconocer lo que sí es tóxico en las relaciones de pareja. Es un tema que necesita de un experto como Liliana Mejía, psicóloga y terapeuta especializada en parejas, de la Academia Anamar Orihuela .

Aunque sea en sarcasmo, en broma o en bromas que no son bromas, ¿qué hay detrás de normalizar este lenguaje? Ya sea que tú lo uses de broma o alguien cerca a ti le diga "tóxico" al novio, novia, prospecto, persona con la que llevan mucho tiempo saliendo o por quien tienen sentimientos, tienes que leer esto.

 

"Tóxico es aquello que te envenena, te genera malestar, te invade y te impide realizar tus funciones de manera adecuada. El problema viene cuando lejos de indignarnos lo encontramos gracioso o, como está de moda, se vuelve deseable”, explica la psicoterapeuta quien ha desarrollado su experiencia tratando relaciones de pareja.

Ojo: "Los seres humanos pensamos en conceptos y los conceptos son palabras, es decir, como hablamos pensamos, y si nos identificamos con el concepto de tóxico después no habrá ningún inconveniente en dar rienda suelta a las agresiones pues al fin y al cabo ya nos hemos apropiado del nombre”, resalta Liliana.

El riesgo de comenzar con estas bromas, que parecen algo equis, es que podemos llegar a reforzar la creencia de que para tener una relación de pareja hay que resignarnos a recibir malos tratos “como si el sufrimiento viniera incluido en el paquete”, me cuenta Liliana. “Puede pasar que no nos demos cuenta de que esto nos lastima porque estamos tan acostumbrados al abuso y al maltrato que terminamos confundiéndolo con amor”, y cuando estás ahí, hace sentido porque lo conocido se siente bien, es cómodo, nos resulta familiar; nos amenaza más lo diferente.

 

¿Ya te hizo clic? "El principal riesgo sería generar una confusión en las relaciones de pareja, llegando a creer que el control, los celos, las críticas, y otros tipos de violencia son expresiones normales del amor”, dice la terapeuta. Además, señala que cuando decimos cosas como éstas, aunque sea por una moda, primero deberíamos revisarnos a nosotros mismos.

images.jpeg

"Resulta más preocupante aún el hecho de llamar al otro “el tóxico” sin revisarnos primero a nosotros mismos para detectar en qué estamos contribuyendo a estas dinámicas que generan sufrimiento y desgaste en la pareja”, recuerda Liliana del centro Anamar Orihuela. También hay que detenernos un momento y ver si estamos contribuyendo a este escenario.

83522293-749919625496909-6668220899256172544-n_13109290_20200127200246.jpg

Y sobre la pregunta de si estamos retrocediendo en las relaciones de pareja, Mejía dice “que estamos en el punto donde ya vimos cual es el problema y no tenemos la menor idea de como salir de ahí y nos dedicamos a burlarnos de la situación, nos reímos de la impotencia que esto nos genera”.

 

Últimamente se habla mucho de la “intensidad” en el dating. Nos da miedo ser, vernos intensos, ¿cierto? Aunque el ir a terapia está más normalizado hoy, hablar de sentimientos, no tanto. Así que no expresamos nuestros sentimientos con la pareja o la persona con la que estamos saliendo, para no vernos intensos. ¡El cringe! Pero no decir nuestras necesidades y emociones, nos lleva a reprimir lo que sentimos y termina por causarnos una anestesia emocional, explica la terapeuta.

Y la carencia "puede traer como consecuencia que las personas busquen más intensidad en sus relaciones llevándolas a entrar en un estado permanente de lucha”, resalta. Siempre en una batalla con el otro, entre lo que yo quiero, lo que no me da y lo que el otro quiere. Y ya sabemos ese desenlace.

Entonces, ¿cómo saber si alguien es tóxico?

_Carrie-Bradshaw-eligió-a-Mr.-Big-y-no-a-Aiden
-

"No hay una línea bien definida entre lo que es tóxico y lo que es violento, estamos hablando de un continuo, vamos a poner como ejemplo, el violentómetro que abarca desde las formas más sutiles a formas claramente explícitas de actuar la violencia. ¿Cuándo sí es una relación tóxica? Cuando el otro no se hace responsable de la violencia que genera”, aclara Liliana Mejía.

Relata que “todos hemos sido educados en una cultura que promueve la violencia ya que nuestras interacciones se basan en ejercicios de poder; se trata a las personas como objetos o máquinas y eso también está normalizado, si vivimos en una sociedad violenta es de esperarse que todos de alguna manera seamos violentos en algún momento”.

"La diferencia es que hay quien toma la responsabilidad, quien logra asumir que tiene temas a trabajar, todos tenemos que cuidar las formas en las que expresamos nuestras necesidades y sentimientos para no lastimar y violentar al otro, el problema es que a veces nos falta insight; es decir, la mirada interior. Es la capacidad de verte a ti mismo y reconocer que tú también actúas de forma violenta, que tú también eres tóxico. Una vez que se hace conciencia no basta con reconocerlo y lograr asumirlo, hay que hacerse cargo y generar aprender a interactuar de forma respetuosa”.

Recuerda que la mejor forma de trabajar en las relaciones es observarnos, aprender a conocernos, darnos cuenta de que patrones de relación hemos aprendido en nuestras familias y qué es lo que seguimos repitiendo en la pareja. “Una vez que identificamos nuestras propias violencias habremos de hacernos cargo de cambiar. Es fundamental hacernos responsables de nuestras propias conductas antes de señalar a la pareja”. TRAZ.

Si llegaste hasta aquí, tienes mucho qué consultar con la almohada. Para consultar a Liliana Mejía psicóloga y Terapeuta Psicocorporal, de la Academia Anamar Orihuela, te dejo su contacto.

Nombre: Liliana Mejía
Centro: Academia Anamar Orihuela
Teléfono: 55 2129 8934
Email: lilianamejia@yahoo.com

Tags

Gossip Girl Pareja Amor Relaciones amorosas
Publicidad