Reducir tallas con poco esfuerzo: ¡Sí se puede!

557
Getty
- Publicidad -

A (casi) todas nos ha pasado. No importa cuántas ganas le pongamos a la dieta y las horas que pasemos en el gym, hay ciertas partes de nuestro cuerpo donde la grasa simplemente no desaparece. Podemos reducir tallas, pero tal vez nuestro sueño sea ver esa piel pegada al músculo que hemos trabajado tanto para conseguir un abdomen de Gigi Hadid o nos conformamos con definir más la silueta.

A mí me pasa, y debo admitir que peso 46 kilos y soy de lo más flaca que te puedes imaginar gracias a mi genética, pero no de todas partes. En lugar de subir de peso en los lugares que quisiera (piernas y glúteos), cuando sí gano unos kilos, siempre son en el abdomen. Me choca 🙁

Publicidad

Es por eso que cuando me hablaron de LPG Endermologie, una tecnología francesa que reactiva la eliminación de grasa y mejora la calidad de la piel, dije claro que sí.

¿Qué es?

Aparatología. Hay dos tipos, corporal y facial, pero por el momento me voy a a enfocar en el corporal, ya que eso probé.

Este tratamiento no invasivo e indoloro es básicamente como un masaje profundo. Utilizan un aparato que van pasando por las zonas que quieres tratar y éste va haciendo el masaje que estimula la perdida de grasa, así como la producción de colágeno, elastina, ácido hialurónico, resultando en la reducción de tallas y una piel más firme. Eso, sí, se necesitan varias sesiones, pero para definir es es necesario acudir a una consulta.

¿Cómo funciona?

Cuando llegas a tu sesión, lo primero que te preguntan es qué zonas te gustaría tratar y qué beneficios buscas. Toda esa info se inserta en una pantalla que tiene la máquina (esto lo hace un experto, claro y hasta puedes incluir fotos de antes y después para ver el progreso) y entonces se define qué tratamiento y por cuánto tiempo se realizará. Después, te dan una malla que es literal como un calcetín full body que, sinceramente, se me hace una gran idea para mantener todo lo más higiénico posible.

Una vez que te la pones, te acuestas en la camilla y listo, es hora de disfrutar el masaje. Yo me hice abdomen bajo y espalda baja. Ah, y los laterales de los muslos, porque aunque fui bendecida con una piel sin celulitis, esa zona siempre tiende a estar más flácida.

Cuenta con diferentes cabezales que le permiten enfocarse en distintas zonas como vientre, muslos, brazos, piernas, espalda y cintura. El masaje que recibes trabaja sobre las capas más profundas de la piel para movilizar esas células de grasa que llevan ahí incrustadas por años y que no necesariamente acumulaste en las semanas pasadas. O sea, la clave para eliminar esas lonjitas que ni con el ejercicio y la dieta logras reducir.

dav

¿Duele?

Para nada. Es una sensación extraña, pero no molesta. Yo me la pasé platicando con la terapeuta como si nada.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

En realidad depende mucho de tu cuerpo y tus metas, pero ellos recomiendan unas 12 sesiones para ver cambios reales. Lo ideal es tener un periodo de ataque que dure de 3 a 6 semanas en las cuales te hagas hasta tres sesiones y luego, ir disminuyendo la frecuencia hasta llegar a una mensual de mantenimiento.

Los posibles resultados:

  • Hasta 5.2 cm menos de cintura después de 12 sesiones
  • Resultados visibles a partir de la tercera sesión en: firmeza, eliminación de grasa y mejor circulación porque hace como un drenaje linfático

¿Cómo me ha ido a mi?

En este momento, es difícil decir porque llevo solo 1 sesión, pero algo si puedo decir: la piel de mis muslos se veía mucho más lisa y se sentía infinitamente más suave con tan solo una visita. Ya quiero ver qué pasa en las próximas, así que sí ustedes también quieren saber, estén atentas a esta nota para descubrir más.

¿Dóoonde?

Yo me lo hice en Av. Presidente Masaryk. 178 Piso 4, Polanco CDMX, pero puedes encontrar todos sus centros autorizados en la República aquí

¿Cuáaanto?

Manejan paquetes por sesiones que varían de precio.