Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Publicidad

Cómo prevenir el dolor muscular cuando empiezas a hacer ejercicio

Probado y comprobado
lun 03 agosto 2020 04:17 PM
dolor-muscular-ejercicio.jpg

TODOS conocemos (y odiamos) el dolor muscular post-ejercicio. Ese dolor que se desarrolla entre 24 y 72 horas después de una rutina intensa y persiste durante días. Parece algo inevitable, pero en realidad hay formas de prevenirlo o aunque sea disminuirlo lo más posible para que no te obligue a quedarte en tu cama durante un mes.

OJO: Es importante saber la diferencia entre dolor muscular derivado del ejercicio y el dolor de una lesión. Si lo sientes raro o demasiado intenso, consulta a tu doctor.

Publicidad

1. El que no calienta pierde

Primero lo primero, haz el calentamiento. Sonamos igual a un profesor de educación física, pero calentar el cuerpo antes de empezar a hacer ejercicio es esencial para estirar los músculos, mejorar la movilidad y evitar lesiones. Para aliviar el dolor, tiene que seguir de un enfriamiento adecuado.

2. El que no enfría también

Estírate suavemente mínimo 5 o 10 minutos después de haber hecho ejercicio. Decimos ‘suavemente’ porque no se trata de forzar ni jalar tus músculos, sino de liberar la tensión y mejorar tu rango de movimiento. Si crees que no vas a tener tiempo de enfriar, corta tu rutina por 5 minutos, nos lo agradecerás al día siguiente.

3. Date un masaje con un rodillo de espuma

Si puedes consentirte con un masaje profesional, hazlo. Se siente delicioso, tendrás 45 minutos de paz y aliviará muchísimo tu dolor. Si no puedes darte un masaje profesional, hazlo con un foamroller o un rodillo de espuma. Aparte de que ayuda a aliviar el dolor, también aumenta la circulación de la sangre, mejora los movimientos, disminuye el riesgo de lesiones al disminuir la fricción entre los músculos y progresa el rango de moción. Otra gran ventaja es que lo puedes usar justo antes y después de hacer el ejercicio pesado.

Publicidad

4. Hidrata, hidrata, hidrata

Para la lista de cosas que parecen insignificantes pero son muy (muy, muy) importantes: tomar agua hace toda la diferencia. Esto se debe a que la deshidratación aumenta el dolor y la inflamación muscular. En pocas palabras, si te mantienes hidratado disminuirás significativamente los dolores musculares.

5. No dejes de moverte

Nuestra respuesta automática a ‘me duele todo’ siempre es ‘no me voy a mover en 10 días’, pero nuestro cuerpo necesita lo contrario. Pero no te estreses, no tienes que salir a correr medio maratón, simplemente tienes que integrar un movimiento ligero y suave a tu rutina. Esto aumenta la circulación de la sangre e incrementa los nutrientes que llegan a los músculos, acelerando el proceso de reparación muscular y aliviando el dolor.

Publicidad
Publicidad