Celine por Hedi Slimane: un close up a la estrategia más allá de la crítica

389
Getty

El debut de Hedi Slimane para Celine se ha visto rodeado de controversia. La crítica en general mostraró cierta resistencia y decepción dado que en la colección presentada en la pasarela en París, abundaron referencias a la personalidad del diseñador y muy poco de la esencia de Celine, como lo veníamos conociendo con Pheobe Philo.

Sin embargo, lo que sucede con marca y el conglomerado al que pertenece es un reflejo de la situación actual de la moda. La estrategia implementada para la nueva era de Celine no es del todo descabellada.

Publicidad

La marca, fundada por Céline Vipiana y su esposo en 1945 comenzó como una marca de zapatos infantiles hechos a la medida. Poco a poco fue incorporando otros accesorios de cuero, abriendo su primera boutique en la rue 52 Mallte en París. Su primer logo fue un elefante rojo creado por Raymond Peynet.

Durante los 60, la marca se posicionó ofreciendo atuendos femeninos ready to wear con un estilo bastante sport para la época, siguiendo luego con su propia fragancia Vent Fou en el 64. Su trench coat se volvió icono para la casa de moda al igual que sus accesorios de cuero, cuya producción se llevaba a cabo en Florencia, Italia.

Céline se convirtió en sinónimo de lujo y su metamorfosis continuó, el logotipo del elefante rojo sería sustituido por una “C” intercalada con el arco del triunfo y posteriormente con el nombre Céline, la par de la apertura de nuevas boutiques en varios países del mundo.

Foto: Peter Brandt/Getty Images

En 1987, Bernard Arnault se aventuró en comprar Celine Capital, sin embargo sería hasta 1996 que la marca entraría formalmente al portafolio de LVMH marcando el fin de la dirección creativa por parte de la fundadora.

La historia y los archivos de la marca son un tanto limitados en comparación con otros. De hecho, internacionalmente goza de cierta herencia a partir del momento en que Michael Kors toma control en el 97. Por siete años, el diseñador que le quitó el acento al Celine, obtuvo extraordinarios éxitos para la marca, otorgándole un estilo bastante diferente al que la fundadora había creado, enfocándose en un chic americano.

Celine Ready-To-Wear FW 2004-2005 // Foto: Michel Dufour/WireImage

Luego de que Kors se despide de la marca, esta vivió cuatro años bastante confusos bajo el mando del creativo Roberto Menichetti e Ivana Omazic, donde el estilo presentado era intrincado y no terminaba de comulgar con ningún publico.

En el 2008, Pheobe Philo debuta para la firma, y le devuelve al acento. Su permanencia en Céline fue una década de triunfos, reconocimientos y premios para la marca. Philo la dotó de una identidad femenina, fuerte y elegante. Las mujeres Celine era profesionales que podían verse sexy sin ser ordinarias, interesantes sin ser arrogantes, y se definían como las parisinas chics en su máxima expresión.

Celine Primavera 2018 l ImaxTree

Luego de una década en la marca, Philo se despide. La prensa y la critica se vio confundida porque la marca no estaba pasando por ningún quiebre económico que justificara la partida pero así es la moda y sus ciclos. Ahora la firma daba la bienvenida a Hedi Slimane, joven controversial, que luego de dos años desempleado desde su salida de Saint Laurent, donde gozo de éxitos y laureles al reinventar el estilo de esta marca, volvió a las pasarelas.

En su primera pasarela con Celine, los renombrados críticos de moda: Tim Blanks y Vanessa Friedman, describieron la colección como un “amanecer oscuro” para Celine y ambos concluyen que este diseñador debería tener una marca propia ya que no representa e ignora la herencia de la marca de moda, pues su agenda creativa se rige fundamentalmente por lo personal.

Foto: Shutterstock, Celine SS19

Por su parte WWD, publicó una serie de declaraciones de buyers de tiendas departamentales y prominentes en le mundo de la moda, donde con cálida emoción le dan la bienvenida a Slimane para Celine.

Una teoría es que entre conglomerados siempre existen marcas similares que compiten. Hablamos de LVMH y Kering.

Mientras Riccardo Tisci estaba en Givenchy (LVMH) este competía directamente con el Saint Laurent (Kering) de Slimane. Luego del despido de Riccardo de Givenchy, esta marca se reinventó orientándose hacia un estilo femenino, poderoso y clásico con mucho glamour. Se podría argumentar que Clare Waight Keller, es una Philo 2.0. Por otra parte al Givenchy cambiar su estilo, LVMH se quedaba sin esa marca rebelde, oscura y un poco sombría para competir con Saint Laurent, quien bajo Vaccarello ha mantenido esta vibra. Puede que para LVMH Celine sea una marca cuya herencia estilística es cuestionable por su metamorfosis y lo poco que su concoida de su historia. Para dar una idea, su logo ha cambiado cuatro veces, así como su acento en los últimos 20 años.

El mercado ha venido cambiando, las necesidades son otras, el ritmo es frenético, la competitividad épica y es inevitable para sobrevivir e imponerse en el universo de la moda que se asuman estas estrategias agresivas, aunque al principio parezcan cuestionables.