La colección primavera/verano 2019 de Versace fue una peculiar colisión de diferentes prints coloridos en cortes ajustados y siluetas relajadas. Con una marcada inspiración sesentera hippie al más puro estilo floral de Mary Quant, pero con un enfoque moderno hacia las tendencias imperantes y el estilo bohemio. Parece que Donatella Versace y Miuccia Prada se pusieron de acuerdo para en esta temporada experimentar con materiales nuevos y volarnos la cabeza con disruptivas propuestas que mezclan literalmente un poco de todo.

 

Publicidad