Luz y oscuridad: genios de la moda que se quitaron la vida

Aportaron a la industria una nueva mirada y comprensión de la moda, alcanzaron el éxito de su carrera profesional, pero libraron otras batallas en el ámbito personal.

1028
- Publicidad -

Durante la última década hay un tema en la agenda de los agentes de cambio que ha visto un notable incremento: la salud mental. No solo los príncipes William y Harry lo han convertido en una de sus principales causas, también series como 13 Reasons Why han hecho su aporte para atraer atención hacia éste.

En los últimos años, la industria de la moda ha visto partir a algunas de sus grandes figuras. Genios dentro de su campo verdaderos y ‘gamechangers‘ en la industria de la moda, sin embargo, su lucha personal los llevó a quitarse la vida. Y aunque sobre estos personajes, vieron el fin de sus días marcados por la oscuridad, también debemos recordar aquellos momentos en los que brillaron con tal fuerza que dieron a la moda una nueva luz.

Alexander McQueen – 11 de febrero 2010

Publicidad

La historia de McQueen se ha vuelto a convertir en un tema en tendencia por el documental que se estrenará este mismo mes sobre la vida del diseñador. Tras graduarse de St. Martins College el éxito no tardó en llegar para Alexander, abrió su propio estudio y al poco tiempo era galardonado como diseñador británico del año en 1996. Ese mismo año, fue nombrado como director creativo de Givenchy y llegó a crear hasta 14 colecciones al año. Más tarde se dedicó exclusivamente a su firma homónima y ahí llevó los desfiles de moda a otro nivel, asistir a una de sus presentaciones se convirtió en un acto tan codiciado como ir a la Gala del Met.

Cada presentación de McQueen se convirtió en un reflejo de su estado de ánimo, su felicidad, su angustia o su tristeza marcaron la pauta de sus colecciones y su entrega póstuma “Angels & Demons” fue un reflejo de la lucha que lo llevó a terminar con su vida.

Cortesía

L’Wren Scott – 17 de marzo de 2014

Como modelo, L’Wren Scott dejó Utah por sugerencia del fotógrafo Bruce Weber para dirigirse a París, en donde rápidamente conquistó las pasarelas más importantes de la capital franca desfilando para marcas como Chanel. En los 90 decidió darle un giro a su carrera incursionando como estilista con éxito hasta ser nombrada directora de estilismo de la gala de los Oscar. En 2006 debutó con su propia línea homónima y pronto se convirtió en la favorita de las red carpets.

A principios de 2014, canceló su presentación en London Fashion Week, sufría de una crisis económica y problemas personales que la llevaron a quitarse la vida en el mismo día en el que McQueen cumpliría 45 años.

Foto: Getty

Kate Spade – 5 de junio de 2018

La revolución de Kate Spade se dio desde múltiples frentes. No es nada nuevo que se ha cuestionado la baja representación femenina en los cargos de poder dentro de la industria de la moda. Bien, Kate Spade pertenecía a ese porcentaje menor de mujeres que desafiaron la norma de género y fundó su propia empresa de la cual fue directora, destacando rápidamente entre el competido ámbito de diseñadores americanos. El mayor cambio que Kate Spade aportó a la industria fue una nueva comprensión del mundo de los accesorios, diciéndole adiós a las pieles antes de que fuera tendencia y dotándolo de alegría, diversión y mucho playfullness. Su estilo ha servido de inspiración y si hoy ves en bolsos, carteras y cases para celular acentos tan divertidos, es en gran medida gracias a Kate Spade.

A pesar de que Kate había vendido su firma homónima, se encontraba trabajando en un nuevo proyecto. Sin embargo la diseñadora enfrentaba una lucha contra la depresión y se quitó la vida el 5 de junio de 2018.

Shutterstock