#TimesUp ha puesto en riesgo las películas más sexys de Hollywood

1131
- Publicidad -

No es noticia que el ambiente hollywoodense se encuentra más tenso que nunca, pues el tema llegó a tal grado que hasta distintas películas han sido reajustadas e inclusive, pospuestas.

Principalmente, ante la tolerancia cero promovida por el movimiento feminista, llevado a cabo en redes sociales, las casas productoras se han visto más cautelosas en escenas sexuales.

Publicidad

Aunque con anterioridad ya se había cuestionado este tipo de contenido, debido a las prohibiciones en algunos países asiáticos, nunca se habían visto repercusiones como hoy en día.

Fifty Shades Freed, la saga de Fifty Shades of Grey, caracterizada por ser una cinta alusiva al sadomasoquismo, estrenará en Estados Unidos el 9 de febrero; sin embargo, su relevancia yace en la posibilidad de que ésta sea la última película del estilo.

Otro caso es aquel de A Star Is Born, protagonizada por Bradley Cooper y Lady Gaga. Según declaraciones de un allegado a la producción, hechas a The Hollywood Reporter, sustituyeron la sensualidad de la historia, por una abstinencia casi total.

Foto: Web

Sin embargo, los proyectos cinematográficos que más sufrieron esta oleada de acusaciones fue el biopic de Hugh Hefner. Ésta será cancelada tras las acusaciones a Brett Ratner, quien estaría al frente de la producción. Por otro lado, Zola Tells All, la historia de una prostituta rusa de 15 años, producida por James Franco, también ha sido pospuesta.

Harvey Weinstein, junto a otros tantos, fueron desenmascarados y a partir de ese momento el rumbo del feminismo viró. Ahora, los agentes aconsejan a sus clientes evitar cintas sexualizadas, pero también hay otro grupo de mujeres, que tachan este movimiento de exagerado e injusto.

Getty Images

Catherine Deneuve, Catherine Millet, Ingrid Caven, Joëll Losfeld, Brigitte Sy y Gloriaa Friedmann -entre otras 100 mujeres- escribieron una carta en el diario francés Le Monde, donde expresan su sentir; “violar es un crimen, pero la seducción insistente no es delito, ni el cortejo una agresión machista”. Continúa, “como mujeres no nos sumamos a este feminismo que, más allá de denunciar abusos de poder, muestra odio ante los hombres y la sexualidad”.