- Publicidad -

Una mascarilla puede hacer toda la diferencia en un domingo de vacío. Sí, está comprobado que no hay mejor forma de self care que cuidar tu carita con buen skincare. Pero como ya lo sabemos, el cuidado de la piel no siempre es barato *cries in spanish*. Pero eso no significa que no haya muy buenas opciones que te den una piel restaurada sin agotar tus ahorros. Esta vez, te dejamos las mascarillas buenas, bonitas y baratas que nunca te van a fallar.

 

ELLE TIP:

Publicidad

Mete las mascarillas al refrigerador 15 minutos antes de aplicarla. El frío ayuda a desinflamar y se siente delicioso. Y, si es una sheet-mask, utiliza un rodillo facial para darte un masaje y fomentar la penetración de los ingredientes.