- Publicidad -

Desde que fue Primera Dama de Estados Unidos desde 2009 a 2017, el estilo de Michelle Obama ha evolucionado drásticamente, pasando de aburridos vestidos de crepé a atrevidos vestidos de lentejuelas. Sin embargo no fue hasta que usó unas botas Balenciaga de glitter con un vestido de satín, que se ganó el reconocimiento que merecía como un ‘fashion icon‘.

 

Publicidad