¿Debe Nike tomar una postura política? Just did it

Nike ha decidido ser "políticamente incorrecto" por todas las razones correctas.

313
Getty
- Publicidad -

En el slogan de la campaña que le ha costado polémica y hasta la quema de sus productos, Nike lleva la justificación.

“Cree en algo. Incluso si eso significa sacrificarlo todo.”

Así se lee en letras blancas sobre un close up al rostro del jugador de futbol americano Colin Kaepernick. La campaña marca los 30 años del tagline “Just do it” y a ella se ha sumado el quarterback como parte del grupo de embajadores de élite de Nike.

Publicidad

Llamar a Kaepernick solamente “deportista” es un calificativo que a estas alturas, e incluso a pesar de encontrarse sin equipo, le queda corto. Sí, es un verdadero atleta pero además, la vida lo ha llevado a ser ante todo, un activista.

 

Colin comenzó su protesta para darle visibilidad a las muertes de afroamericanos a manos de las autoridades estadounidenses como producto del racismo y no de la justicia. Así, arrodillándose en el estadio durante el himno nacional en las ceremonias previas a la NFL, Kaepernick despertó el enojo y los aplausos. Su lucha lo llevó a perder su lugar en la liga y a sacrificarlo todo para defender su derecho a alzar la voz.

Y a pesar del backlash que la campaña ha generado en redes sociales o de que las acciones de Nike perdieron potencia en la bolsa tras la campaña, ha surgido otra fuerza de igual magnitud y en sentido opuesto para aplaudir a Nike, a Kaepernick y a la libertad de protestar por una sociedad más justa. Facundo Cabral escribió hace unos años, “El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso: una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que construyen la vida”.

Quizá Nike se encuentre en medio de una polémica pasajera en la que hasta el presidente de los EEUU se ha metido. Seguirá siendo criticado por sus detractores y cuestionado por sus competidores. Pero al final del día y viendo en perspectiva, podrá decir con orgullo que se encontraba del lado correcto de la historia.