Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En ELLE no somos cursis. Pero amamos.

¡Amamos la moda!
vie 21 agosto 2020 09:54 AM
Street Style Copenhague
-

Y yo amo la moda. Mi nombre es Adriana Pérez y estudié Arquitectura porque no sabía qué estudiar, quería enfocarme en las artes pero no era opción. Quería algo relacionado a moda pero no diseño, quería algo que me permitiera aportar pero no sabía hacia dónde dirigirme. Al final me decidí por arquitectura, la sufrí, me enamoré y la amé.

Empecé a leer revistas de moda a los trece años y el tema siempre estuvo presente para mi; los textiles, las prendas, los accesorios, las campañas… el marketing que siempre me ha parecido fascinante. También soy amante de la fotografía, (¿hay algo que no me guste?); y todo este tiempo, cada vez que veo un desfile, una campaña, o una nueva colección, viene a mi la misma frase: ¡SEÑOR, SI ESTO NO ES ARTE, DIME QUÉ ES! Really, TELL ME!

Publicidad

Aunque hablando de áreas apasionantes, ¡la editorial de moda es una obra de arte!

La campaña de Celine shooteada por Jurguen Teller (mi favorita es SS15) o las historias que hizo Annie Leibovitz para Louis Vouitton, son todo y más. Son imágenes sumamente bellas que cuentan una historia, pero que además son súper inteligentes y generan un statement. Y es que, si una portada en la que un documentalista retrata a una modelo (un momento, un sentir, un encierro y una época) desde su casa en plena pandemia no es arte, entonces no sé de qué estamos hablando.

celine8
-

Consumir moda es hacer una declaración, porque cada pieza tiene voz y cuenta la historia del mundo, proyectando una imagen de la sociedad interpretada por el diseñador, y en este caso, el artista.

Hay una frase súper cliché (SÚPER) que dice que la arquitectura es el testigo insobornable del tiempo. Yo creo que sí, al igual que la moda. Inevitablemente, uno habla de lo que vive, de lo que siente y de lo que ve; así es la arquitectura y así es la moda. Notre Dame fue tecnología de punta en su momento, los templos griegos hablaban de los valores de la época, de las creencias y de la forma de vida. Así también lo hace la moda. El corset, los pantalones, el denim, el lipstick rojo y los sneakers; todos y cada uno han hecho una declaración, nos hablan de una época, de una sociedad, de una mujer y de un mundo.

Y así, ¿cómo no amarla? La moda enamora, esa es su magia.

Publicidad

En mi desesperación por ir más allá, por entender esta industria y por aprender a leer y a contar esas historias, decidí tomar el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo de Atelier ELLE, y cada capítulo ha valido totalmente la pena. Entender la maquinaria detrás de la magia ha sido oro.

Poder hablar de tú a tú con los ponentes, cada uno experto en su área y poder preguntar lo que siempre habías querido saber pero no había quién te contestara (por lo menos en mi caso) ha sido una oportunidad extraordinaria que recomiendo a todo apasionado del arte de la moda.

Comprender este negocio, porque let's face it: art is business, y aprender las herramientas para desarrollarlo es una de las mejores decisiones que pude tomar.

Publicidad

Tags

Industria de la moda MBA Educación
Publicidad