Feminista y trans

La activista Ophelia Pastrana nos habla sobre el feminismo transfóbico, los obstáculos de una mujer trans y el camino hacia el cambio.

275
mujeres feminismo marcha trans lgbtq+
Ilustración por Daira Escudero Orozco para ELLE México
- Publicidad -

Texto por: Ophelia Pastrana

Ilustración por: Daira Escudero Orozco

Feminismo transfóbico

Publicidad

Se le conoce en internet como TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist) e ignoran el principio de los trans: las personas trans son del género que se identifican. Los hombres trans son hombres; las mujeres trans, mujeres. Las personas ciegas a eso creen en cosas muy incongruentes como la genitalidad. Ésta es especialmente vil cuando se trata de feministas porque lo que dicen entre líneas es “tú no puedes ser mujer porque no tienes una vulva” y digo que es especialmente cruel porque están reduciendo a la mujer a un genital, que es exactamente lo que hacen los misóginos, no darle valor a la mujer sino solo a sus genitales.

Transfobia

El miedo a la gente trans es tan irracional. Estadísticamente hablando, no hay ninguna situación donde una mujer trans abuse de una mujer no trans en un baño, ¡no existe! Pero del otro lado, sí es verídico que hay gente no trans acosando a gente trans en el baño. Hace una semana, hubo una situación horrible. Una mujer trans indigente que se quedó sin trabajo -porque siendo trans es muy, muy difícil conseguir trabajo- fue a un baño, ahí se encontró con unas mujeres trans odiantes que se escandalizaron y fueron con la policía. La denunciaron y la policía respondió “es mujer, puede usar el baño de mujeres”. Ellas buscaron la información de esta mujer, por dónde ronda, su nombre, quién es, qué ha hecho y publicaron en internet una denuncia de cómo esta mujer entró al baño de mujeres y a la semana apareció asesinada por hombres que “fueron a hacer una limpia”. Para rematar -como si eso no fuera suficiente castigo- los medios la culparon de ser travesti. “Un hombre en falda entró al baño de mujeres y lo asesinaron”. Porque los medios, y esto también está bien perverso, querían culpar a las feministas de ser excesivas: “pinches feministas, que los hombres entren al baño de mujeres está grave pero no para que los maten”. ¡No era un hombre! Fue algo tan fuerte que hasta Bad Bunny usó una playera que decía “Mataron a Alexa, no a un hombre con falda”. Esos casos están ahí presentes y las feministas trans-excluyentes todavía se paran a decir “no, no, ustedes son hombres privilegiados” y no mames, ni siquiera podemos ir al baño.

Te hago yo la pregunta, ¿concoces a una mujer trans en tu trabajo o en el trabajo de tus amigos? Ahí te cae el veinte.

Combatir el odio

La solución global y eterna es: se combate con la educación y la experiencia. Porque sé de muchas personas que piensan muy mal de la gente trans hasta que conocen a uno. Esto aplica para toda la diversidad, hace falta que nos enseñen a maravillarnos con lo raro. La gente se escandaliza mucho cuando no puede determinar a simple vista si una persona es hombre o mujer. Hay que darle luz al feminismo incluyente y abordarlo desde diferentes interseccionalidades.

Es un problema de ser mujer

Puedes verlo en los testimonios de otras mujeres trans o incluso de mí misma donde hablamos de nuestros problemas. Todas las quejas que dan son por ser mujeres “un hombre me vio y yo tengo los hombros muy grandes” ¡eso no es problema de ser trans! “Es que fui a comprar ropa y me trataron muy mal por ser muy alta” ¡no, eso tampoco es un problema por ser trans! Es un problema de ser mujer.

Una de las cosas más impresionantes de ser mujer es que todo el día te tienen observando tu cuerpo. No hablo de la mirada, sino pendiente. Una vez vi una estadística que hablaba de que una de las razones por las que a las niñas no les va tan bien en la escuela como a los niños, es porque desde chiquitas las vuelven conscientes de que deben de actuar de cierto modo, lo cual quiere decir que de todo el RAM que tienes para hacer matemáticas, pierdes un 40% en pensar si estás bien sentada, si estás escribiendo con letra bonita, si estás organizada en tu mesa. No digo que los niños no lo hagan pero a las niñas se les impone. Es más, tampoco se les fomenta que hablen, se les da la lección de que mejor calladitas. Lo más complejo de la vida trans es que todo el día tienes inseguridad, pero eso también es un problema de la mujer y hay 10 mil cosas que son injustas. Hay micro machismos, cuando eres trans, que la gente cree que se valen, como decirte “tú eres hombre güey”, “tú sabes” y acaban de decir una cosa horrible. Siendo mujer trans la gente piensa toda clase de cosas raras de ti porque hay estereotipos.

“Esta perra”

La gente no está acostumbrada a que las mujeres sean jefas o fálicas, directivas y directas. Una mujer que da órdenes es vista como “esta perra”, mientras que en un hombre, es un estereotipo. A donde sea que vaya faltan mujeres, sin importar el rubro. Es como de ciencia ficción, a veces dices “pero yo me acuerdo que había muchas mujeres en la escuela” y entré a la universidad y desaparecieron.

Ser mujer trans es ser sola

La verdad es que lo más complejo de la vida trans es que a diferencia de las mujeres cisgénero yo no tuve una mamá creciendo que me enseñara de cositas, una hermana, una amiga… Todo lo estoy solucionando sobre la marcha y a veces sola. Todos los problemas de puberta que tengo que enfrentar por mi cuenta y eso te hace muy insegura. Tú no esperas que una mujer en sus 40 le tenga miedo a usar el color rojo porque nunca lo ha hecho. Por ejemplo, yo nunca me he puesto un vestido largo en mi vida, un bikini… trajes de baño apenitas, poquitas veces. Eso te destroza un poquito la confianza y desafortunadamente tienes mucho por sobrepasar, y tus compañeros tienen décadas de sobrepasar estos esquemas. Lo más complejo de ser mujer trans es que eres sola, sola, sola.

8M con causa

El tema de este 8 de marzo es la inseguridad. Pero como hay tanta gente que insiste que yo no soy mujer, que no puedo ser mujer, que no debería ser mujer, también tengo un gran componente de activismo de solamente poder estar allá. Es un espacio de mujeres y aquí estoy, porque también soy parte de esto y no me pueden excluir. Evidentemente la inseguridad yo la tengo muy de nariz, México es el peor lugar del mundo para ser una persona LGBT por temas de seguridad y si no es el peor, es el segundo -el primer siendo Brasil-. Desde que salí del clóset he enterrado a una amiga por año y el problema es que siendo mujer trans, además de que te asesinan hay gente que dice “pero eso no fue feminicidio”. Luego, los medios van y ponen “hombre en falda fue encontrado en la calle de…”. Además hay familias que “destransicionan” a la gente para enterrarlas. Imagínate, te asesinan y te dicen “se lo buscó”, ¡no! te asesinan porque es un feminicidio, hay tanto odio a la mujer que si un hombre se pone una falda y tacones lo van a golpear o está expuesto. Ahora imagínate eso llevado a una mujer trans.

Ni siquiera tiene que haber mujeres para que haya misoginia, entre hombres gay hay algunos que se dicen “es una pasiva” y dicen pasiva como inferior.

Imagínate los transfeminicidios como un gran componente de los feminicidios. Luego no lo investiga la policía porque “seguramente se lo buscó, era un hombre en falda, seguro era trabajadora sexual“. Entonces no entramos en ninguna estadística, no se sabe cuántos transfeminicidios hay en México, y ahora imagínate que encima de toda esa basura tu familia te “destransiciona”. Esta marcha va a tratar de la sororidad, de comprobarle a la gente, al gobierno y a nosotras y nosotros y nosotres que somos muchas personas. Que el día de la mujer dejó de ser el día para celebrar las bellas creaciones de Dios y regalarle una florecita a la secre, aquí es cuando nos ponemos a hacer lo nuestro. Mi presencia, la de trans, de la gente no binaria, de las niñas, de las mamás. Ese creo que va a ser el tema central.

Un nuevo panorama trans

Hace 10 años cuando yo estaba en YouTube no tenía ningún referente y dije “si no hay referentes, lo voy a hacer yo” y hoy soy mujer con muchos logros. Soy sumamente visible, creo que soy la segunda mujer trans en Twitter con más seguidores, soy visible desde lo mediático y hace 10 años no era así. Éramos yo y otras dos mujeres YouTubers. Este año, tenemos a Valentina Fluchaire que ganó Miss Universo trans, tenemos a Victoria Volkova que va a estar en el cine y no en cualquier película, va a estar en Sexo, Pudor y Lágrimas 2, tenemos a gente trans en política, en ciencia, por lo menos 20 YouTubers trans famosos, influyentes, en Colombia hay presentadoras de noticieros. Por lo menos en visibilidad mejoró.

A dónde vamos

La estadística es que si tú eres una persona trans en México tu esperanza de vida es de 35 años, es una estadística requete triste. Yo creo que lo que va a pasar en los próximos 10 años es que esa estadística se va a mover, nos vamos a empatar con la de la gente que no es trans, es mi deseo. Lo que viene es el boom de la gente no binaria, no son ni hombres, ni mujeres. Sam Smith es no binarie, mi pareja es no binarie, René Goust. Hay mucha gente no binaria que también se identifica trans, a mí me asignaron hombre al nacer y ahora soy una persona sin género. Hay países donde te dan marcador de no género, tercer género le llaman, hombre, mujer y X. Poco a poco vamos a ver este boom de la gente no binaria y creo que eso le va a quitar el foco a la gente trans. No debería ser problema porque la gente trans le quitó el foco a la discriminación gay y aún así va avanzando el filo de la discriminación. Viene el boom de los no binarios y sería genial ver representación. El cambio más grande ha sido lo mediático.

Ophelia Pastrana
Ophelia Pastrana inaugurando la marcha LGBT 2018 (Foto: cortesía)