#BodaEnTenis: La boda de Claudia Cándano y Karim González

1064
Foto: Nuria Lagarde
- Publicidad -

“Un día hablando con Fran Cancino me dijo que él me iba a hacer mi vestido de novia y le contesté ‘No me voy a casar’ ” recuerda Claudia Cándano. Un par de años más tarde, el 20 de enero de 2018 para ser exactos, le daba la razón a Cancino al dar el sí a Karim González y usando un vestido firmado por el diseñador.

Foto: Nuria Lagarde.

El tercer sábado del año, Cladia Cándano, editora general de ELLE México y Karim González, director creativo, DJ y productor musical, celebraron su unión entre amigos y familiares. Si de algo estaban seguros los dos es que no querían una boda convencional y su decisión quedó plasmada desde la elección del lugar: Proyecto Público Prim.

Foto: Nuria Lagarde.
Publicidad

Es uno de los lugares más cool que conozco y cuando platiqué con Juan Carlos Campos de Lenom, que me ayudó con el concepto de la boda, Kay y yo supimos que ahí nos teníamos que casar”.

Foto: Nuria Lagarde.

“La idea de la decoración es que fuera verde y no tuviera flores”. Así, en múltiples latas vintage de todos los tamaños Paola Cueli de Polen Flores, fue la encargada de llevar la tendencia del greenery en bodas a su máxima expresión.

Foto: Nuria Lagarde.

Está de más admitir que el detalle más esperado de una boda es el vestido de novia y cuando se trata de la editora de una revista de moda, la expectativa resulta inherente a la noticia. Cuando Claudia decidió casarse, supo que Fran Cancino haría el look perfecto para ella. “Lo único que tenía claro era que quería que fueran pantalones”.

Foto: Nuria Lagarde.

“Lo fui viendo poco a poco, pero el día que me lo entregaron me encantó y me sentí yo”. El resultado final fue un pantalón color marfil body de encaje. Para sorpresa de los invitados, la #EditoraEnTenis hizo su entrada del brazo de su papá llevando unos zapatos altos de No. 21 que compró en Gran Vía. Y aunque muchos nos preguntábamos en dónde estaban los tenis, la sorpresa aún estaría por llegar.

Foto: Nuria Lagarde.

Para completar el look, Claudia llevó aretes de Gala is Love; una anillo en el dedo meñique que heredó de su abuela y que ella siempre llevaba en ese dedo; como tocado un accesorio de Mirit Weinstock de la tienda multimarca The Feathered; maquillaje por Ana G. De V y pelo por Gerardo Maldonado.

Foto: Nuria Lagarde.

“Unos de mis mejores recuerdos son los speeches de nuestros amigos en la ceremonia que organizó mi hermana”.

Foto: Nuria Lagarde.
Foto: Nuria Lagarde.

Para el momento del primer baile, sonó un remix -hecho por el novio- de ‘Loco’ de León Larregui y ‘Something About Us’ de Daft Punk. Cuando los novios aparecieron al centro de la pista fue cuando la #BodaEnTenis se convirtió en tal pues ambos lucían sneakers blancos. “Sabía que no los iba a aguantar mucho tiempo (los zapatos altos) así que después use unos Converse todos blancos que me regaló Reclu”.

Foto: Nuria Lagarde.
Foto: Nuria Lagarde.

Cuando llegó la hora del baile padre e hija la emotividad se transformó en energía mientras sonaba ‘Ain’t No Mountain High Enough’ y marcó el precedente de lo que se convertiría en una velada de excelente música, cariño y mucho, mucho baile.

Foto: Nuria Lagarde.
Foto: Nuria Lagarde.

Por supuesto, el ramo fue otro de los eventos más esperados de la noche.

Foto: Nuria Lagarde.
Foto: Nuria Lagarde.

Además de un exquisito banquete al centro servido por Le Croissants, los invitados disfrutaron de una mesa de quesos montada por Tutto Dolce y una barra de scones de La Lorena. La tornamesa también tenía que tener el sello poco convencional de los novios y la elección fueron mini tortas y malteadas de L’encanto de Lola.

Foto: Nuria Lagarde.
Foto: Nuria Lagarde.

“Me sentía muy, muy feliz, no podía dejar de sonreír. Aunque pensé que iba a estar estresada pensando que todo saliera bien, la verdad no me estresé y me divertí muchísimo” dice Claudia Cándano sobre su boda.

Foto: Nuria Lagarde.