Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bodas en tiempo de coronavirus: hablamos con una novia y una wedding planner

Bodas en tiempo de coronavirus: hablamos con una novia y una wedding planner
bodas-coronavirus
-

Muchos pensábamos que el 2020 sería un gran año, sobre todo aquellas parejas que llevan meses planeando su boda, pero debido a la crisis que se vive en el mundo entero a causa del coronavirus varias se han visto afectadas hasta el punto de tener que cancelar. El virus se propaga con rapidez en México y el aislamiento y el distanciamiento social es la medida que mejor efecto tiene para combatirlo por lo que ir a una boda no es opción. Wedding planners de nuestro país han descrito esta situación como “una locura” pues han tenido que cancelar la boda de varias parejas. No solo por el hecho de que es un evento con un conglomerado de por lo menos 100 personas, también porque algunas bodas son de destino e implican que los invitados viajen dentro del país , situación que pondría su salud en riesgo porque los aeropuertos son uno de los mayores focos de infección. En el mejor de lo casos, si estás en una situación similar podrías posponerla para junio o julio para que tenga más posibilidades de llevarse acabo aunque aún no sabemos con certeza cuál será la situación de nuestro país en las próximas semanas. También habrá parejas que se encuentren con situaciones más complicadas y que tal vez no puedan posponer su boda o que seguramente será muy diferente a como la habían planeado en un principio porque tal vez el venue en el que tenían planeado hacerla ya no estará ocupado, por decir lo menos. Algunos miembros del equipo de ELLE México estaban invitados a bodas en las próximas semanas y recientemente recibieron el comunicado por parte de los novios de que su boda quedaba cancelada a causa de la grave situación que se está viviendo con el COVID-19. Aquí la declaración de una novia y una wedding planner que tuvo que cancelar su boda.

Carolina Gutierrez Pastrana - novia

Mi boda era el 4 de abril y conforme fue apareciendo todo esto del coronavirus, lo primero que se vio afectado fue mi luna de miel que iba a ser en Europa, decidimos cancelarla y primero nos dijeron que no nos iban a regresar nada pero después las aerolíneas nos dieron un cheque con el 100% para canjearlos dentro de un año. Luego decidimos irnos a Holbox que está cerca de Merida (donde será la boda) pero eventualmente eso también se vio afectado porque el virus ya llegó a México. Después la boda, teníamos siempre la duda de cancelarla o no porque no había tantos casos en México hasta hace una semana y pues ahora que se empezaron a intensificar y se empezaron a tomar las medidas preventivas pensamos que podíamos solo hacer la misa o solo estar nosotros, pero antes de que dieran los anuncios de que se cancelaban las misas decidimos posponerla para julio. Lo bueno es que nosotros decidimos cancelarla antes de que de verdad fuera algo impuesto y eso nos dejó más tranquilos pues no queríamos afectar a nuestros invitados y a nuestros familiares porque muchos de ellos iban a tener que viajar de otro países. Esperemos en Dios que en julio ya no haya nada de esto. Los proveedores nos dijeron que mientras tuvieran la fecha desocupada de julio no había ningún problema y así fue, todos los proveedores pudieron, tanto la iglesia, como el banquete, las flores, el DJ y el fotógrafo. No nos hicieron saldar el costo hasta 2 semanas antes de la boda. Los que se vieron afectos también fueron nuestros invitados que ya habían comprado su vuelo a Merida para abril, pero bueno no quedó en nuestras manos. No se desanimen, este es un obstáculo que te va a empezar a hacer más fuerte como pareja.Ya habrá otro tiempo para festejar y todos estarán mucho más contentos y agradecidos con la vida.

Publicidad

Denisse Carreón, co-fundadora de Creare & Co .

"El 14 de marzo fue el último evento que realizamos en esta temporada. A partir de esta semana estamos posponiendo las bodas de al menos las siguientes 8 semanas y puede ser que un poco más. Aún no hay un comunicado oficial por parte del Gobierno Federal de que no sea posible realizar los eventos, pero la industria está unida y queremos ser responsables con nuestros clientes, nuestros equipos de trabajo y con la situación del país. Obviamente el impacto económico que está causando en el sector de eventos es altísimo, Marzo, Abril y Mayo está considerado como la temporada alta de este semestre en el segmento de bodas. Lo que se está buscando es reagendar los eventos a partir de Julio-Agosto, esperando que ya todo esté bajo control para ese entonces. Hemos hablado con los clientes para que no cancelen y mejor pospongan la fecha, ya que la cancelación definitiva de los eventos sería un golpe aún más fuerte para todos los que vivimos de esto. Ha habido un gran apoyo de los proveedores para reprogramar las bodas, sin embargo es complicado poder hacer que todos coincidan en las fechas disponibles. Definitivamente serán meses difíciles y de gran impacto tanto para nuestra industria como para el país y el mundo". 

Publicidad