Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Salvatore Ferragamo que cambió la moda por la hotelería

En el marco de LuxuryLab Global 2021, entrevistamos a Salvatore Ferragamo, nieto del fundador de la famosa casa de moda, para conocer su visión sobre la industria de la hotelería de lujo.
mar 16 noviembre 2021 03:00 PM
Copia di Copia di salvatore_ferragamo_ottobre1.jpg

Las temperaturas han comenzado a descender en la Toscana y con ellas ha llegado la lluvia. Sentado en su oficina, Salvatore Ferragamo, nieto del legendario diseñador de calzado del mismo nombre, vuelve la mirada a la ventana y exclama, “Es una gran noticia que haya comenzado a llover después de una temporada muy seca”. Salvatore se encuentra en Il Borro, un propiedad de 1,100 acres localizada a 60 kilómetros de Florencia.

Este pueblo medieval de más de 1,000 años de antigüedad que fue abandonado después de la Segunda Guerra Mundial, fue adquirido por su padre, Ferruccio Ferragamo, en 1993, quien, después de una esmerada restauración, decidió convertirlo en un hotel. En su interior también hay viñedos, olivos y una granja de la que se obtienen productos como carnes, vegetales, todos con certificación orgánica.

Publicidad

Il Borro también se distingue por su apuesta por la sostenibilidad. Toda la energía eléctrica que se consume es generada a través de paneles solares y la preservación del entorno es una de las mayores preocupaciones de sus propietarios. La llamada con Ferragamo, ocurre en el marco de LuxuryLab Global , el evento que analiza las tendencias del mundo del lujo, por lo que tocar algunos de estos temas con él es una oportunidad de conocer a profundidad cuáles son los hilos que mueven esta industria.

¿Por qué decidiste cambiar el mundo de la moda por el de la hospitalidad?

Mi motivación principal para cambiar la industria de la moda por la de la hospitalidad fue realizar una contribución a mi familia. Vengo de una familia muy grande; mi padre es uno de seis hermanos y tengo 27 primos. Seguramente hubiera sido muy emocionante ser parte del mundo de la moda, pero también quise aportar a mi familia un proyecto único que sumara una nueva línea de lujo a la familia y a todo lo que hemos logrado a lo largo de los años. Para los siguientes años, queremos expandir Il Borro. Tenemos mucha tierra y muchas casas en la propiedad. Nuestra idea es restaurar una casa cada año y ampliar la experiencia de hotel para los huéspedes. Al mismo tiempo queremos ampliar nuestra producción de vino, aceite de oliva y de todos los productos que tenemos en la propiedad. Me encantaría compartir esto con el mundo.

Publicidad

¿Cómo se está redefiniendo la industria de la hospitalidad a raíz de la pandemia?

Creo que después de la pandemia hay una atención increíble a la palabra sostenibilidad. La sostenibilidad se ha vuelto muy importante para todos y creo que su aplicación ha sido el principal efecto de la pandemia. Desde luego, también hay una sensación de distanciamiento. La gente no quiere asistir a lugares demasiado concurridos y eso es algo que Il Borro ofrece. Somos un hotel localizado en el campo y que tiene 1,100 acres de tierra. Es un pueblo medieval, así que uno sale de su cuarto y puede caminar por las calles empedradas del pueblo. Esa es una experiencia muy distinta a estar en una gran ciudad, alojado en un hotel enorme. En segundo lugar, todo lo que producimos tiene certificación de ser orgánico: nuestro vino, el aceite de oliva, los vegetales, los pollos, los huevos, la carne de res, los quesos, la pasta… Todo se elabora dentro de la propiedad de manera orgánica. Por último, también generamos nuestra propia electricidad gracias a paneles solares. De momento, generamos tres veces más energía de la que consumimos, por lo cual tenemos una huella de carbono negativa, lo cual también es muy importante para nosotros. Le ahorramos al planeta cerca de 930,000 toneladas de emisiones de CO2 al año.

Salvatore Ferragamo - CEO Il Borro
Salvatore Ferragamo, CEO of Il Borro, posing in between handmade wine barrels.

Publicidad

¿Cómo trasladan los valores de lujo y cuidado al detalle asociados al nombre Ferragamo en la industria de la moda a este proyecto?

Creo que hoy el lujo ha cambiado. Ya no se trata de la abundancia, sino de algo discreto que se apega a valores auténticos y que se traduce en experiencias únicas. El hecho de alojarse en una villa medieval de 1,000 años de antigüedad que ha sido perfectamente restaurada es una experiencia verdaderamente única. Al mismo tiempo, tenemos los productos que cultivamos aquí, a literalmente 100 metros del restaurante.

¿Cuál es el futuro de las marcas de lujo?

El futuro de las marcas de lujo tiene que ver con que el mundo se ha hecho consciente de un concepto muy simple: este es el único planeta que tenemos. Cuidarlo es una responsabilidad que tenemos para con las futuras generaciones. Tendríamos que dejarlo en mejores condiciones de las que lo encontramos y creo que eso también se traduce al lujo. Acabo de terminar un gran libro Let My People Go Surfing, de Yvon Chouinard, quien tiene un concepto muy interesante basado en la investigación de formas sostenibles de ser parte de la industria del lujo.

¿En qué se parecen los viajeros mexicanos y los viajeros italianos?

Los mexicanos son parecidos a los italianos de distintas formas. Tienen un fuerte sentido de unión a la tierra y también un concepto de familia muy sólido. Esa es una combinación que está muy presente en la Toscana. Muchos clientes mexicanos vienen a Italia y se apasionan por la comida, la temporalidad de los ingredientes y el aspecto regional de la alimentación. Eso es algo que también he hallado cuando he viajado a México. Somos latinos y damos mucha importancia a la comida, a la familia, a la naturaleza y a la conservación de nuestra herencia.

Tags

Hoteles Salvatore Ferragamo LuxuryLab Global
Publicidad