Cuando las casas de moda y el diseño interior se fusionan este es el resultado

842
Cortesía

El diseño tiene diversas expresiones, pero la moda y el diseño arquitectónico son tal vez nuestras favoritas. Para Cristóbal Balenciaga “Un buen couturier debe ser arquitecto de la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida”.  Es por esto que cuando estas dos ramas se fusionan el resultado nos obsesiona.

Desde el Fast Fashion hasta el Haute Couture, existen proyectos de interiorismo, líneas para el hogar e incluso pasarelas con una ambientación increíble que llenan nuestra imaginación y nos hacen desear llevar nuestro estilo del guardarropa a nuestro hogar.

  1. Zara Home

Publicidad

En el 2003 la marca española debutó en el mercado. Y siguiendo los principios de la casa Inditex trae al público opciones por temporada para cada espacio del hogar y siguiendo el ejemplo de su homónima de moda, con secciones para el público infantil. Productos de buena calidad, precios accesibles y que combinaran a la perfección con tu estilo al vestir. Un modelo de negocios que posteriormente seguirían otras marcas low cost.

2. Del runway a tu hogar

Son muchas las líneas prêt-à-porter y haute couture que han decidido extender su creatividad a nuestro hogar, poniendo a la venta desde mobiliario, blancos, vajillas y hasta accesorios de decoración.

Versace Home es un excelente ejemplo, cuenta con artículos desde mobiliario, hasta batas de baño y todo claro, con el estilo excesivo que caracteriza a la maison. Por otro lado, Vera Wang ha optado por contar con una curaduría más reducida de sus productos. Pero que sin duda alguna cuentan con el simple y elegante estilo de la diseñadora. Artículos como vajillas, accesorios, ropa de cama y hasta arreglos florales destacan en su oferta.

Armani, Diane Von Fürstemberg, Missoni, Fendi, Loewe, Ralph Lauren, Tory Bruch, Hermès y Donna Karan, cuentan también con líneas para el hogar. Son muchos los ejemplos de diseñadores que han decidido incursionar en la decoración. Claro, sin dejar de lado su característico estilo.

3. Hospedaje ready to wear

Ahora tienes la oportunidad de hospedarte en lujosos hoteles diseñados en su totalidad por tu firma de moda favorita. Armani cuenta con dos hoteles en las ciudades de Dubai y Milán, donde se han encargado de que cada experiencia refleje los valores de la firma. La casa de joyería italiana Bulgari cuenta con un increíble hotel en Londres. Y el Palazzo Versace en Queensland, Australia fue el precursor de esta corriente. Un homenaje al difunto Gianni.

Dior ha realizado el diseño interior de una suite en el St. Regis de Nueva York. Diane cuenta con la suite gran piano en el Claridge de Londres. Ralph Lauren con un resort en Jamaica. Karl Lagerfield no se queda atrás, con un ambicioso proyecto para Fendi y una suite en el Schlosshotel.

4. Diseño efímero

Parte del diseño interior es también el efímero, y en el mundo de la moda nadie como el Kaiser Lagerfield para explotarlo. En muchas ocasiones sus pasarelas nos han transportado a espacios inimaginables. Desde aeropuertos, súper mercados, lanzamientos de cohetes, banquetes en épocas pasadas y hasta manifestaciones en medio de la calle. Cada presentación de Chanel nos hace esperar más de este genio.

Tal vez uno de los momentos más creativos entre el director de Chanel y el diseño efímero fue su colaboración con la difunta Arq. Zaha Hadid. Mobile Art fue un ambicioso proyecto nómada que encargó a 15 artistas intervenir bolsos de la firma francesa. El pabellón fue expuesto por primera vez en Hong Kong durante enero del 2008 y culminó en la ciudad de París en 2010.

@micarganaraz #CHANELCruise

A post shared by CHANEL (@chanelofficial) on

5. Joyería, ficción y realidad

Breakfast at Tiffany’s, la adaptación de la novela de Truman Capote, es una comedia romántica que se estrenó en 1961. Un clásico que no puedes dejar de ver. Inspirados en la producción cinematográfica el año pasado abrió en Manhattan el Blue Box Cafe, dentro de Tiffany sobre la 5ta Avenida.

En cuanto al diseño interior, destacan el clásico azul Tiffany y blanco. Los cuales son acentuado por los cubiertos en perfecto metal pulido y algunos elementos de vegetación. El mobiliario es sencillo pero encantador, e incluso el montaje de los platos nos recuerda el lugar donde nos encontramos. Un diseño interior que podría considerarse el maridaje perfecto para la firma estadounidense.

Cada vez son más las colaboraciones entre el diseño interior o arquitectónico y la moda. Cuando ambas disciplinas se reúnen los resultados son increíbles, y estos son sólo algunos ejemplos.