Élite: vivir tu sexualidad y fantasías libremente no está mal

Élite es la serie de Netflix de la que todos están hablando y esta mirada hacia una nueva generación es también una cátedra sobre sexualidad.

1377
Netflix
- Publicidad -

Si como nosotros, ya maratoneaste Élite, te habrás dado cuenta que la adolescencia de estos jóvenes y la nuestra tienen muchas diferencias, y no nos referimos al hecho de que sus cuentas bancarias tengan muchos ceros de más sino a que esta serie refleja la forma de pensar de una nueva generación.

Dejando de lado la corrupción, abusos de poder y el asesinato -porque sin importar la generación estos siempre van a ser mal vistos- Élite arroja luz sobre la libertad para experimentar con la sexualidad y el pensamiento liberal que ha permeado en la generación Z.

Publicidad

Pero más importante, también reeduca sobre ciertos tabús que existen alrededor de la sexualidad, como el VIH.

Precaución spoilers

Explorar tus fantasías y el poliamor

Carla y Polo no tienen reparo en hablar de frente sobre lo que les gusta o lo que quisieran experimentar como pareja en su vida sexual. Así, lo que comienza como un juego con Christian termina por convertirse en una relación poliamorosa. A pesar de que en un principio son juzgados por sus amigos, a ellos les importa poco la crítica pues tienen claro que en su relación de pareja (o trío) la única opinión que importa es la suya.

Foto: IMDb Nino Muñoz/ Netflix

Bisexualidad

Cuando Carla confronta a Polo sobre el encuentro que tuvo a solas con Christian, él reconoce que tal vez también le gustan los hombres, pero le ama a Carla.

Aunque sabemos que esta relación no terminó tan bien, no confundamos, pues no fue la bisexualidad de Polo lo que hizo que Carla terminara con él sino el haber traicionado su confianza.

IMBd

Gay O.K.

En el pasado, las historias que contaban una historia en donde había involucrada homosexualidad adolescente, siempre venía acompañada por la lucha de salir del clóset y el rechazo social. En Élite, podemos ver cómo se normaliza el tema a través de Ander. Cuando Guzmán, su mejor amigo, lo descubre, su molestia no es el saber que su amigo es gay sino el que no se lo hubiera dicho antes. “¿En qué año estamos? ¿Creías que te iba a dejar de hablar?”.

Cuando los papás de Ander se enteran deciden hablarlo con él abiertamente y aclararle su aceptación y apoyo.

IMDb

Gay not O.K.

Por otro lado, tenemos el caso de Omar, quien debido al peso cultural que recae sobre él y religión no puede salir libremente del clóset. Sin embargo, en su situación podemos ver el cambio de mentalidad a través de quienes lo rodean como su hermana o amigos quienes ofrecen su apoyo y empatía.

Foto: IMDb Nino Muñoz / Netflix

Maternidad LGBT

Polo tiene dos mamás. Así, sin profundizar más en el tema ni darle vueltas. En el siglo XXI se puede tener papá y mamá, papá y papá, mamá y mamá, papá o mamá.

Sobre VIH

Marina es cero positiva y a través de ella aprendemos a deshacernos de tabús como el reconocer que es portadora, que la calidad de vida puede ser igual a la de cualquier otro con el tratamiento indicado y que no existe riesgo en convivir o tener una relación de pareja con una persona portadora.

Foto: IMDb

Relaciones interraciales

Love is love is love is love. En un mundo plural como en el que vivimos, la raza o religión ya no es una frontera para enamorarse y así lo demuestran Guzmán y Nadia.

IMDb Nino Muñoz / Netflix