La oscura historia de la desaparición de los anteriores Duques de Sussex

6293
Getty Images
- Publicidad -

Unas horas antes de la boda, el Palacio de Buckingham anunció que el Príncipe Harry se convertía en Duque de Sussex y, con ello, Megan Markle en Duquesa.

El título fue un regalo de la Reina Isabel II; un gesto para las esposas de la familia que no comparten algún distintivo noble.

Publicidad

Así, regaló “Duque de Cornualles” al Príncipe Carlos para que, tras la muerte de Lady Di, su segunda esposa compartiera este título convirtiéndose en Camila Duquesa de Cornualles; más tarde otorgó a William “Duque de Cambridge” para su enlace con Kate Middleton y, el pasado fin de semana, fue el turno de Meghan Markle.

De acuerdo con la revista Vanity Fair, el último en ostentar el título de Duque de Sussex fue el príncipe Augusto Federico, hijo del rey Jorge III y tío de la reina Victoria, quien dejó extinguir el título al morir en 1843 sin herederos.

Augusto Federico fue conocido por una vida llena de fiestas y excesos, lo que muchos han comparado con la juventud de party monster del mismo Harry, y su matrimonio con Lady Augusta nunca contó con la aprobación del rey. Tanto, que el parlamento inglés le ofreció 12 mil libras para pagar sus deudas de juego con la condición de dejar a su esposa y casarse con una mujer de “sangre azul”, a lo que Augusto accedió.

A partir de ahora, la historia de este título estará a cargo de la ex actriz canadiense Meghan Markle y el Príncipe Harry, quien ocupó varios titulares de prensa con su escandalosa adolescencia.