El icónico color naranja de la caja Hermès fue resultado de un error

#ELLEDatoCurioso

229
El pantone de Hermès
Cortesía Hermès
- Publicidad -

Hermès lleva un buen rato en el mercado, desde 1837 para ser precisos. Como muchas marcas de lujo no comenzaron como tal con el diseño y fabricación de prendas de vestir, la firma parisina se dedicaba a las sillas de montar desde el siglo XIX y poco a poco fueron creando más accesorios, hasta a llegar a ser una de las firmas más prestigiosas de la industria.

La caja naranja que conocemos como el característico color del especialista en pieles no siempre fue así, la primera versión que fabricaron era blanco crema. Después, la cambiaron por una amarilla y para llegar a la versión actual tuvo que suceder un problema que estaba fuera de sus manos; no, no fue una estrategia de marketing ni nada relacionado, de igual modo fue un timing perfecto.

El pantone de Hermès
Cortesía Hermès
Publicidad

Debido a la Segunda Guerra Mundial y la escasez de recursos que la crisis provocó, el papel crema que utilizaban para fabricar las cajas estaba agotado y el único material disponible era de color naranja. El motivo de ser el único color en existencia era porque cargaba con connotaciones políticas y religiosas. Aún así apostaron por éste, ya que en realidad es un tono que no pasa desapercibido y era la impresión que querían causar: que al ver de lejos una caja naranja se viera el nombre de la firma en ella y misión cumplida. ¿Quién iba a decir que un error de papelería definiría el color clave de una marca?

El pantone de Hermès
Cortesía Hermès

#ELLEDatoCurioso