- Publicidad -

En este momento, mi vida está llena de cosas que no sé. ¿Me dará tiempo de llegar con este tráfico? ¿Me arrepentiré de subir indirectas-directas en Instagram? ¿Pizza o sushi? Literal, no tengo ni idea. Lo que sí sé es que no hay mejor pieza que una camisa blanca.

Como suena…

No, no es de flojera ni es muy ‘simple’, al revés, es un elemento ultra versátil que puedes llevar con lo que sea y cuando quieras. Si no nos crees, checa la galería para ver diez formas de estilizarla y de sacarle provecho a este clásico.

Publicidad

 

PRO TIP: Evita que el corte sea ajustado para que no se confunda con tu camisa del trabajo. Al apostar por una silueta over-sized o recta evitarás ese look godín al máximo. Y hablando del mundo godín, te recomiendo escuchar esa semana del ELLE Podcast, Hablemos de Moda. Cambiará la forma en la que te vistes para el trabajo por completo.