En general, los desfiles tienen la mala fama de siempre empezar tarde (en promedio, media hora), pero la presentación de la colección primavera/verano 2019 de Marc Jacobs comenzó atrozmente tarde. Después de una hora y media de retraso, se empezó a especular si la colección realmente valdría la pena, pero cuando por fin salió el primer look, la respuesta fue un rotundo ¡Sí!

El diseñador estadounidense se transformó en un old-fashioned candyman y creó una dulce colección en tonos pastel y de inspiración sesentera.

Publicidad