El orden y el caos, todo a la vez.

Transitar a través de la adversidad y obtener un triunfo más, es una constate dentro de una generación que ha aprendido a dominar sus pasos.

975

Descubrimos la vida por medio de los sentidos, construimos castillos que se derrumban para dar paso a otros más altos. La realidad siempre supera nuestras ficciones, entre lo bueno y lo malo, comprendemos que nada tiene un solo color, que incluso dentro de una tragedia existe belleza.

Esta capacidad de sobrevivir a cualquier reto, continuar avanzando sin perder convicciones, es la inspiración y razón de ser de Gen Steve. Una colección que retoma la esencia de una generación enérgica unida por las diferencias, celebrando particularidades que definen su identidad.

Publicidad

La belleza de lo raro, la perfección de lo imperfecto, el éxito después del fracaso. Todo este ideario revitaliza las estructuras del pasado, trayendo al presente una colección firmada por Steve Madden en donde lo que antes era, hoy tiene sangre nueva.

La fuerza del metal sede al tiempo para ver nacer estéticamente lo oxidado, la irreverencia del grafiti, el desparpajo aparentemente ordinario de los adhesivos; son algunos de los materiales y texturas presentes en las piezas de esta temporada, junto a siluetas audaces que desafían los muros de lo tradicional.

Tonos en rojo, azul, rosa y verde, interactúan con amarillo, violeta y naranja; una mezcla que expresa heterogeneidad en el conjunto. Sus luces y sombras aportan dimensiones distintas dentro de una paleta de colores que no pasa desapercibida.

Caminar el mundo con pasos fuertes, sembrar ideas bajo el campo de las pasiones, reír a carcajadas, llorar lo necesario, gritar con fuerza, amar una y otra vez, irrumpir en lo establecido. Ese es el reto, pisar suelos desconocidos para conquistarlos.