Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La maternidad será deseada, elegida, informada o no será

Durante siglos el mandato social fue tajante: las mujeres nacieron para ser madres, cuidar y renunciar a cualquier distractor. Pero todes deberíamos poder decidir sobre nuestros cuerpos.
lun 08 marzo 2021 01:18 PM
Aborto-Legal

Desde casa, en las calles, con pañuelos verdes en alto, mujeres de todas las edades, organizadas, estamos cambiando la historia JUNTAS. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Día tras día escuchamos historias terribles en torno al aborto: mujeres que van presas por renunciar a ser madres, crímenes a manos de pseudodoctores, consultorios clandestinos y situaciones que bordean el terror.

Cuando tenía diecisiete años mi mejor amiga y su entonces novio “metieron la pata”, como si fuera el error más grande de sus vidas y no tuviera solución. Éramos un“grupito” de cinco amigas, en cuanto nos enteramos, tres de ellas nos dejaron de hablar y corrieron a contarle a la escuela entera. Horas más tarde toda la prepa hablaba del embarazo no deseado de Inés. Intrigdos por la sexualidad de su compañera y el posible fatal desenlace, cuchicheaban sin parar, en vez de guardar silencio. Inés y yo estábamos sumamente preocupadas por saber qué íbamos hacer con ese bebé. El novio ya no respondía los “bipazos” y nosotras habíamos asumido la responsabilidad por completo. Hicimos cuentas, consultamos a mi prima, a mis vecinas dos años más grandes (igual de desinformadas que nosotras) hasta concluir que interrumpir el embarazo sin la ayuda de nuestras mamás era IMPENSABLE. No teníamos los recursos económicos, el aborto era ilegal y no era seguro. Inés pertenecía a una familia ultracatólica y no se atrevía a ir sola; para entonces la batalla era de ambas. Bajo un aguacero de lágrimas, enojo, decepción y dudas hubo un abrazo que no olvidaré. Entendimos que JUNTAS encontraríamos la solución. Antes de que el director llamara a nuestros progenitores, hablamos con nuestras mamás. Fueron días muy tristes.

Publicidad

De regreso a casa mi mamá me habló sobre el amor y la sexualidad, curiosamente nunca mencionó el deseo, tampoco preguntó mucho; la conversación fue de carácter informativo con toquecitos emocionales, incómoda pero necesaria. Antes de este incidente, ¿dónde estaba la información? ¿Por qué no teníamos acceso a educación sexual clara y a la mano? Ahora, casi con cuarenta años, me doy cuenta de que fuimos parte de una generación desinformada, machista, influida por las telenovelas y los prejuicios. Por años las familias mexicanas hemos dejado el tema de lado, pero es vital tener conversaciones abiertas, serias y fundamentadas con nuestras juventudes. El Grupo de Información en Reproducción Elegida tiene como misión difundir información objetiva, científica y laica sobre el aborto en México, para así posicionarlo como un tema de interés público, salud pública y justicia social. Según su informe reciente: “es muy importante tener presente que la criminalización del aborto es la materialización de la idea de que la maternidad es la función obligatoria de las mujeres; idea que continúa permeando no solo la cultura, sino las instituciones del Estado y que representa una violación a los derechos humanos”. Es urgente que se nos garanticen derechos y se fomente la conversación fuera de los estigmas que rodean la interrupción del embarazo.

Maternidad elegida
Derecho a decidir

 

Esta lucha nos ha dado la oportunidad de solidarizarnos como mujeres de diversos países, edades, preferencias sexuales, etnias, ámbitos laborales y socioeconómicos, ademaás de pensarnos colectivamente como “todas”. Hoy formamos un bloque continental invencible: un abrazo sororo, una alianza que supera toda frontera. Y cada marzo resignifica nuestro presente: ampliando los horizontes de libertad, independencia, sororidad y respeto; un campo feminista que se expande y fortalece día con día. Cada 8M nos reunimos con el corazón en la mano, marchando contra la violencia machista. Este año será distinto, no podremos tomar las calles, pero ya nada podrá callar nuestras voces.

Los desafíos son del tamaño de las transformaciones. Hoy más que nunca es importante reforzar nuestras redes, nuestros vínculos, nutrirnos de las que caminaron antes y entender que podemos cambiarlo todo, que podemos ganar la lucha por el aborto seguro, legal y gratuito para todas las mexicanas.

 

Ser madre por elección es un acto de profundo amor. Respeto, responsabilidad, libertad, independencia, derechos humanos y vida son algunas palabras que el feminismo me ha regalado, que verbalizo con cautela y comparto continuamente con amigas, mi hija, mi madre, mis compañeras, vecinas, todas aquellas que me rodean y me construyen como mujer. No sé qué sería sin ellas.

Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir

– Apoyar la despenalizacón del aborto significa que hay decisiones que pertenecen a la esfera privada (de la mujer), no al Estado ni las Iglesias.
– Garantizar servicios de aborto legal, seguro y gratuito en razón de salud pública, tiene su fundamento en la gran cantidad de abortos que se producen a diario con graves secuelas y daños para las mujeres que acuden a esta práctica y que podrían evitarse si estuvieran garantizados servicios integrales para mujeres y niñas.
– Sabemos que la clandestinidad del aborto no impide su realización sino que aumenta los riesgos y atenta contra la dignidad de las mujeres así como de toda la sociedad.

Tags

Aborto Día Internacional de la Mujer
Publicidad