El pacto patriarcal: privilegio masculino y raíz de la opresión femenina

469
Ilustración para ELLE México por Sofia Weidner @sofiaweidner
- Publicidad -

Texto e ilustración por Sofia Weidner

¿Qué es el pacto patriarcal? Éste parte del rol masculino impuesto, un estereotipo que ostenta al hombre en una “armadura de virtudes” obligatoria, una armadura que lo glorifica como un ser de honor, conocimiento y fortaleza que, al mismo tiempo, oprime a la mujer situándola como un ser con bajas o nulas virtudes físicas y mentales.

Publicidad

El pacto patriarcal es entonces el reconocimiento inmediato de un hombre con otro hombre, interactuando con un idioma privilegiado y desconociendo la empatía por la mujer.

Patriarcado
Ilustración por Sofia Weidner @sofiaweidner para ELLE México

Al negar la voz femenina, el pacto patriarcal invisibiliza a aquellas que buscan alzarla. Por ejemplo, cuando los hombres ignoran a una mujer por no estar acompañada de otro hombre, cuando menosprecian la labor de compañeras o colegas en su mismo ambiente laboral, o al no creerle a una mujer que denuncia abuso, cuestionándola hasta caer en la revictimización, pues ante los ojos del pacto patriarcal carecemos de cordura y de las mismas capacidades.

Históricamente, el feminismo ha buscado igualdad íntegra para las mujeres, asegurando así el derecho de todas a una vida plena. Por su parte, los hombres han gozado de privilegios sociales y económicos gracias al pacto patriarcal perpetuado durante siglos. 

El camino al cambio

Romper la hegemonía en la que los hombres se sitúan implica reconocerse como individuos y abandonar los estándares en los que históricamente se han fundado. Desvanecer roles de género les permite no sólo ser virtuosos, sino también fallar, ser más cercanos a sus emociones e incluso, la posibilidad de cuestionarse a sí mismos sobre la personalidad que han construido durante años, permitiéndoles así relacionarse con el entorno de una manera más sana, no solo con mujeres sino con otros hombres. Ser humanos, tirar la armadura .

Desertar el orden patriarcal no es sencillo. En especial ante la presión social para no dejar el barco, castigando a los desertores de la peor manera por acercarse a “la debilidad” y lo considerado opuesto a ellos: lo femenino.

Patriarcado
Ilustración para ELLE México por Sofia Weidner @sofiaweidner

Finalmente, el pacto patriarcal ha abierto la necesidad de las mujeres a crear redes de apoyo que les aseguren seguridad y acompañamiento ante una sociedad en crisis. En este punto, nos toca hacer aquelarre, mientras ellos se deciden a romper el pacto patriarcal.