Mujer, regresa a ti. Reconecta con tu cuerpo, tus ciclos, tus emociones

¿Cuantas veces hemos buscado el respeto, el cuidado y la atención hacia nuestro ser fuera de nosotras mismas?

1658
Mujer
Ilustración por @inaagold para ELLE México
- Publicidad -

Texto por: Paula Armenta

Ilustración por: Inaaa Gold

Publicidad

Crecimos inundadas de creencias alrededor de lo que se considera ser mujer y lo más importante: cómo debíamos ser tratadas.

La desconexión con nosotras mismas comienza desde pequeñas, cuando en lugar de enseñarnos a cultivar una relación con nosotras, conocernos y saber quiénes somos para poder descifrar qué necesitamos y cómo dárnoslo a nosotras mismas; nos enseñan a depender de lo externo, a sentirnos víctimas de nuestra realidad y a esperar un sostén que viene de alguien o algo más.

La falta de conexión con nuestro cuerpo, nuestros ciclos, nuestras emociones y pensamientos ha creado la raíz de la opresión. La verdadera opresión viene al estar desconectadas de nuestro cuerpo. ¿Qué tanto conoces el cuerpo que habitas? La soberanía comienza en la relación que tenemos con nosotras mismas.

El autoconocimiento erradica al miedo y nos lleva al balance de lo que realmente necesitamos para poderlo crear y experimentar. Tú que lees estas palabras, no es coincidencia que estés aquí, tu cuerpo te está llamando te está pidiendo que por favor lo voltees a ver y que nuevamente lo escuches.

La mujer guarda en su interior la sabiduría para traer armonía y orden a su vida. Si despertamos a este conocimiento ancestral que está esperando en cada una de nosotras podemos crear cambios colectivos desde el amor.

Entonces las preguntas con las cuales podemos comenzar a crear cambios fuertes serían:

¿Nutro mi cuerpo? ¿Conozco mi sentir? ¿Estoy consciente de mis emociones y pensamientos? ¿Conozco mis ciclos menstruales ? ¿He dejado mi placer en manos de alguien más? ¿Conozco el poder que guarda mi matriz?

Por último, me gustaría compartir contigo un texto que escribí y que se ha vuelto mi mantra para comenzar el día:

Vengo a disfrutar y a compartir amor; escucho a mi corazón y voy hacia donde dicta. Mantengo la mente abierta y no tomo las cosas como absolutos. Todo está en constante expansión, casarme con una filosofía o con una creencia, en mi caso solo limita mi experiencia . Lo que haga click conmigo lo tomo y lo demás de manera respetuosa y amorosa lo dejo ser.

Mis pies saben que el camino no está trazado, lo voy creando mientras bailo. Estoy presente en mi cuerpo y disfruto de estarlo. No estoy buscando algo más, pues todo ya está aquí conmigo. Ahora estoy aquí, al servicio del amor. Que rico poder compartir contigo la experiencia de SER.