¿A dónde ir de luna de miel? Conoce Banff & Lake Louise

Este destino es ideal para los amantes del deporte, la nieve y la naturaleza.

228
- Publicidad -

Algo tiene la nieve que agrega un toque de romanticismo a cualquier momento del día. Cuando hace frío afuera, la actividad más sencilla, como tomar un café y abrigarse con una cobija, se vuelve el plan ideal de pareja. Por eso, una luna de miel en estas condiciones climáticas es ideal, porque cada momento vivido cobra un sentido mucho más íntimo y especial.

En Alberta, en medio de hectáreas enteras de helado paisaje natural, se encuentra Banff & Lake Louise, en donde conviven tres resorts de montaña que comparten pistas de esquí para todos los niveles y espacios abiertos para disfrutar todo tipo de actividades en medio del entorno. Además, la región reúne una oferta gastronómica atractiva, con bares, destilerías, pequeños cafés y restaurantes con vistas escénicas a la espectacular postal.

Publicidad

Esto es todo lo que deben hacer si eligen Banff & Lake Louise para su luna de miel.

Dónde dormir

Fairmont Banff Springs

¿Qué tan romántico sería dormir en un castillo rodeado por montañas nevadas? Además de tener interiores que hacen sentir a cualquiera en un cuento de hadas, el hotel tiene vistas privilegiadas a las Cascadas del Bow. Para un momento en pareja, visiten las albercas de minerales del Willow Stream Spa.

Fairmont Chateau Lake Louise

Ubicado junto a un lago congelado y con vistas a los glaciares, este resort es perfecto para una luna de miel llena de actividades, pues está perfectamente conectado con las pistas de patinaje, la entrada a los senderos y los lifts.

Qué hacer

Esquí y snowboard

Una vez en la montaña, encontrarán todo tipo de pistas para los distintos niveles de destreza. Desde noviembre y hasta principios de marzo, es fácil encontrar los slopes cubiertos en una nieve blanda y lisa, que facilita el deporte para expertos y amateurs.

Patinaje

Esta, que es una de las actividades favoritas de los locales, puede practicarse durante el invierno en los diferentes lagos congelados de la región y, en verano, en las pistas artificiales ubicadas dentro de los resorts.

Trineo tirado por perros

Si buscan un pretexto para pasar toda una tarde abrazados, el trineo tirado por perros será la actividad ideal, pues recorre las montañas rocosas canadienses con la ayuda de los pilotos más tiernos. Después del recorrido, pueden pasar un tiempo con ellos y hasta ayudar a darles de comer.

Senderismo

En cualquier época del año, el entorno natural es perfecto para recorrerse caminando. El montañismo es ideal para pasar un tiempo a solas y disfrutar su viaje en pareja. Todas las rutas y senderos están perfectamente marcados y, además, existen distintos paquetes para disfrutar la actividad de la manera más segura, bajo la guía de un experto de la montaña.

Aguas termales

Existe el lugar perfecto para ver un atardecer y vivir un momento completamente romántico. Las Upper Banff Hot Springs son un grupo de albercas naturalmente cálidas que, elevadas, tienen las mejores vistas al Monte Rundle, el punto en donde se pone el sol.

Yoga

Para agregar unos minutos de absoluta calma en el itinerario lleno de energía, pueden tomar una clase en el estudio Rocky Mountain Yoga, que cuenta con una especie de deck al aire libre con vistas hacia las montañas. 

Dónde comer

Sky Bistro

En medio del Banff National Park, el restaurante ofrece una experiencia muy particular. Para llegar, hay que utilizar una góndola que sube la montaña hasta llegar a un espacio que reúne teatro, tiendas y el Sky Bistro. Este, que sirve una fusión de comida tradicional e internacional, ofrece increíbles vistas elevadas, especialmente al atardecer.

Whitebark Café

Este pequeño espacio sirve tazas de café orgánico y tés herbales de proveedores locales. Los sabores son tan únicos, que este se ha convertido en uno de los après-ski favoritos de los locales y visitantes frecuentes de la región.

Park Distillery Restaurant & Bar

Si quieren vivir una experiencia auténtica y experimentar el ambiente canadiense real, esta es la parada ideal. Aquí, podrán disfrutar de un menú que reinventa los platillos clásicos de campamento, así como una amplia oferta de destilados hechos en casa. Después de comer, pueden recorrer la destilería en un tour guíado por las mentes detrás de las originales creaciones.