¿Octubre está arruinando tus relaciones? no eres tú, es Venus retrógrado

Temporada de fiestas de Halloween, ligues y malas decisiones. No eres tú, es Venus retrógrado.

1516
Getty

Estamos acostumbrados a los desórdenes emocionales que Mercurio retrógrado provoca en nosotros. Pero ¿qué pasa cuando el planeta del amor y la belleza entra en retrógrado? Si has notado que desde el 5 de octubre hay algo extraño con tus relaciones, Bumble dates, ligues o hook ups, no eres tú ni es él, es Venus.

Pero tranquilo, porque con algo extraño no nos referimos necesariamente a malo. Este periodo tiene el potencial de liberar tensiones románticas, por lo que es buen momento para decir aquello que has estado guardando a tu alguien especial y en general de tomar la iniciativa en temas del corazón.

Más sexy, más hot

Publicidad

Hasta el 31 de octubre, Venus estará retrógrado en Escorpio, un signo ligado con la sexualidad. Con la temporada de fiestas de Halloween, disfraces sexy y drinks, los riesgos de terminar con un ligue incómodo o con la persona que jamás imaginaste aumentan. Pero tranquilo, porque también significa mayor posibilidad de terminar con la persona que sí imaginaste.

A partir del 1 de noviembre y hasta el 16, estará en Libra, otro signo relacionado al amor, así que tu corazón seguirá revolucionado.

¿Otra vez tu ex?

Sí. Como todos los retrógrados, esta temporada representa el regreso de personas del pasado. Así que esta puede ser tu gran oportunidad astrológica para recuperar a ‘the one who got away‘.

Pero cuidado…

Porque cualquier paso en falso que des en terrenos amorosos, por más pequeño que sea, podría tener consecuencias a largo plazo.

Si no quieres arrepentirte de nada

Tómate las cosas con calma. Venus retrógrado es como ir en un auto sin frenos por una pendiente empinada. No tomes decisiones importantes en tu vida amorosa hasta después del 16 de noviembre, cuando Venus sale del retrógrado.

Cualquier cosa que pase en estos días podrá ser usada en tu contra y toda situación puede convertirse en una bola de nieve cuyas dimensiones podrías no controlar más tarde.