Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Recordando a Rick Powell: fotógrafo por accidente

Si te gustan los Beastie Boys y la fotografía urbana sabes de quién hablamos.
vie 16 abril 2021 12:59 PM
IMG_0135.jpg

Recuerdo la primera vez que conocí a Ricky Powell. Fue en septiembre de 2017, durante el opening del festival Murals in the Market en la galería Inner Space de Detroit, EUA.

Estaba viendo una fotografía en blanco y negro colgada en la pared cuando se acercó a mí un hombre como de unos 50 años, t-shirt blanca entallada al cuerpo, actitud desenfadada, una enorme gorra que decía: “The New York Crimes,” puesta de lado y lentes oscuros, con varios collares colgando sobre su cuello en forma de cámaras y una pequeña radio de transistores. En ese instante, bajó un poco la cabeza y me preguntó: "Do you like it?" A lo que contesté que sí. No le puse más atención, aunque no puedo negar que me intrigó la pregunta. Después de eso, me miró complacido y se retiró. Di un par de vueltas por la galería hasta encontrar a mis amigas, cuando vi al mismo hombre rodeado de gente que le pedía su autógrafo y algunas fotos, entonces pregunté si lo conocían, y alguien me contestó: él es Ricky Powell, ¡el fotógrafo de los Beastie Boys!

Publicidad

Quién es Ricky Powell

Ricky Powell nació en Nueva York en 1961 y vivió en Greenwich Village toda su vida, hasta hace unos días que su manager y amigo Tono Radvany dio a conocer su fallecimiento a causa de una insuficiencia cardiaca. El 10 de Febrero se conmemoró su vida y su legado en el Washington Square Park, donde se reunieron amigos y seguidores de su trabajo a tocar un poco de jazz, encender algunas velas y despedirlo, como a él le hubiera gustado: viviendo la esencia de esa ciudad a la que rindió tributo en la mayoría de sus fotografías.

Ricky_1xrun_2_5 (1).JPG

Powell comenzó a tomar fotos de manera profesional, a partir de 1985 cuando la confluencia entre la escena artística con gente como Andy Warhol, Keith Haring, Jean-Michel Basquiat, Debi Mazar y Madonna caminaban por el centro de Manhattan, mientras el mundo del hip-hop comenzaba a tomar fuerza con los Beastie Boys, LL, Run-D.M.C., Public Enemy o EPMD. Su estrecha relación con los Beastie Boys, lo hizo autonombrarse un raparazzo”, pues los acompañó por diversas giras alrededor del mundo y su fotografía autodidacta se volvió rebelde y desenfadada, aunque muchos la catalogan carente de técnica y enfoque, pero su trabajo fue más allá de la luz y la composición, pues se convirtió en una estética relacional.

4a5d73cbae1c87c541f64f47fab07a161b-03-Ricky-Powell-Debi-Mazar-Sandra-Bernha.2x.rhorizontal.w700.jpg

Publicidad

Icónico por accidente

Ricky Powell afirmaba que se había convertido en un fotógrafo icónico por accidente, pero lo que no fue accidental fue su capacidad de moverse por Nueva York y por el mundo logrando mostrar una versión, tal vez ahora idílica, de lo que fue el movimiento de la cultura urbana en los años 80 y 90.

5c30a8cd0f21aa73006e1375df3cb69567-03-Ricky-Powell-Beasties-Charles-St-Shuf.2x.rhorizontal.w700.jpg

La vida de “The Lazy Hustler”, como también se hacía llamar, fue por sí misma obra de sus propias fotografías, donde estrellas de Hollywood, artistas urbanos, raperos, vagabundos y perros fueron protagonistas de sus fotos por igual, ofreciendo un puente entre la vida real y un mundo que parecía inalcanzable, pero que sólo a través de sus imágenes nos hace pensar que todo se encuentra situado en un solo universo, en el que nosotros también podemos ser parte, al mirar sus fotografías. Y ese, ese es su legado.

Gracias, Ricky. DEP

3163F1B5-2D0E-4A97-A1C6-5F63CB52CD3D.JPG

Publicidad
Publicidad