Hospedarte en The Thief te hará vivir Oslo como un coleccionista de arte

Céntrico y con las mejores amenidades.

407
The Thief
Cortesía
- Publicidad -

Sin duda alguna, Oslo tiene es uno de los destinos turísticos más interesantes, pero si te hospedas en The Thief (miembro de la Colección Legend de Preferred Hotels & Resorts, el grupo de hoteles independientes más grande del mundo) es muy probable que no quieras salir de ahí tomando en cuenta que cada una de sus habitaciones es un sueño hecho realidad lleno de obras de arte que fueron elegidas por Sune Nordgren, antiguo director del Norwegian National Museum, y firmadas por artistas de la talla de Andy Warhol, Peter Blake o la reina Sonja de Noruega.

The Thief ofrece un sinfín de actividades que mantendrán a tu mente ocupada. Puedes disfrutar de arte en cada uno de sus rincones. El interiorismo de este hotel es algo en lo que debes poner toda tu atención, su diseño textil, el mobiliario y los detalles de cerámica además de ser funcionales le dan vida y color al lugar. Pero si lo que buscas es relajarte, te recomiendo que saques tu sirena interior y vayas a su alberca techada (de paso tómate fotos ahí, tu Instagram te lo agradecerá) y que a la hora del atardecer pases por un gin con frutos rojos a la terraza y disfrutes de la espectacular vista a la playa Tjuvholmen.

View this post on Instagram

Sunset in @Oslo 😍🔥 #Oslo photo by @fredrikmg

A post shared by THE THIEF (@thethiefoslo) on

Publicidad

Otro día dedícaselo al arte. Los puntos más artísticos de la ciudad están a unos cuantos pasos de The Thief. Date un vuelta por Museo Astrup Fearnley, diseñado por Renzo Piano o por el Museo Munch.

 

El día que decidas salir a turistear por las calles de Grünerløkka y de Mathallen, dos de las zonas más populares de la ciudad, terminarás agotada y con un dolor insoportable de pies, así que llegando a The Thief ve directo al spa y disfruta de un masaje de cuerpo completo que te hará dormir como bebé. Créeme, al día siguiente lo agradecerás.

El día que hagas check out asegúrate de haber disfrutado todas las amenidades que ofrece el hotel porque cuando firmes tu boucher de salida, algunas de las cosas que te pasarán por la mente es que llegando a casa vas a extrañar el baño de tu cuarto, la cama, el delicioso desayuno nórdico del lugar, la carne marinada con malta y el tagliatelle a la Vongole que sirven en el restaurante, entre otras cosas.