Destinos monocromáticos: dinos tu color favorito y te decimos a dónde ir

607
Foto: Ricardo Bofill

Construcciones rosas que irrumpen en el mar, techos de un único color para unificar a una ciudad, tintes naturales para pintar paredes o kilómetros de fiordos llenos de vegetación… Hay destinos que se caracterizan por un color en particular, invitando a sus aficionados a pasearse por sus calles y a absorber todos los juegos y contrastes que este tono puede generar.

Rosa: Calpe, España

Foto: Ricardo Bofill

En la región de Calpe, al este de España, se encuentra la Muralla Roja, un edificio de viviendas caracterizada por una serie de escaleras, patios y puentes en tonos rojos y rosas. El edificio, que tiene claras referencias de la arquitectura árabe, es resultado de la inspiración del arquitecto Ricardo Bofill, aficionado de la tradición del kasbah (espacio fortificado que forma parte de la arquitectura marroquí). El brillante rosa que cubre al edificio genera un dramático contraste con el azul del Mediterráneo.

Azul: Chefchaouen, Marruecos

Foto: Shutterstock
Publicidad

En medio de las montañas del Rif, al noroeste de Marruecos, Chefchaouen es conocida por los edificios azules de su casco antiguo, bordeando los callejones empinados cubiertos de artesanía local. Aquí no hay ángulos rectos, sino curvas uniendo al suelo con las paredes. Y todo es de un tono azul, resultado de un tinte natural que se vende en polvo en los mercados que se levantan en medio de las calles.

Naranja: Dubrovnik

Foto: Jonathan Chang para Unsplash

Después de sufrir una destrucción masiva a causa de un bombardeo en 1991, el casco antiguo de la ciudad croata fue restaurado bajo estrictos estándares: todos los muros se mantienen de piedra, los marcos de las puertas y ventanas están pintados en color verde botella y los techos son de tejas. Todos. El tono naranja de estas domina en la ciudad y genera una postal cálida que resalta del fondo turquesa proveniente del mar.

Blanco: Nuevo México, Estados Unidos

Foto: Jonathan Percy para Unsplash

Inmensas dunas blancas crean en Nuevo México el White Sands National Park, un mar de arena blanca producida por la erosión del yeso cristalizado existente en la zona. Este, el campo de arenal de yeso más grande del mundo, se convierte en un paisaje único y bastante peculiar. La que podría parecer nieve, genera una postal curiosa gracias a las sombras producidas por las dunas bajo los intensos rayos de sol.

Verde: Fjaðrárgljúfur, Islandia

 

Foto: Serey Morm para Unsplash

Entre volcanes, glaciares, cascadas y fiordos, la naturaleza de Islandia es, sin duda, la protagonista de cualquier visita. La posición geográfica de este país, tan cerca del Polo Norte, provoca que su vegetación tome un tono de verde distinto y único. Además, es esta misma condición la que provoca que Islandia se llene de flores endémicas durante los meses de primavera y que estas duren hasta pasado el verano. El Cañón de Fjaðrárgljúfur es una parada obligada para todo aquel que quiera conocer a fondo la naturaleza de Islandia.