- Publicidad -

Dicen que cada vez que descuelga una de sus cabezas de animales la mira, la acaricia suavemente e invita al cliente a observar cada detalle para, después, ponerle un nombre…

El artesano y restaurador Javier S. Medina ha traído de vuelta el oficio de espartería con piezas fusionan a la perfección la tradición y la modernidad. Su trabajo, autodidacta y hecho a mano, se divide en dos proyectos, los espejos Sol y las cabezas, bautizadas como ‘trofeos ecológicos’.

Publicidad

Con estos pretende no solo volver a trabajar con materiales que respetan a la tierra y defienden la sustentabilidad, si no que deja clara su postura sobre el respeto a la vida animal.

En plena Malasaña, en Madrid, se encuentra una antigua cochera que ha sido completamente restaurada para albergar al taller de Javier. Ahí, en una atmósfera que recuerda a los antiguos talleres cesteros, crea cada una de sus piezas a base de materiales naturales como bambú, mimbre, ratán y fibra.

Cada trofeo y espejo tarda entre dos a tres días en quedar terminada y estas pueden ser adquiridas en su taller, en la calle El Escorial, o hablando directamente con él a través de su página web.