MaMa Kelly: El restaurante en Ámsterdam que ha llevado el millennial pink demasiado lejos

599
- Publicidad -

Suelos, techos, paredes, muebles y vajilla rosa… El nuevo MaMa Kelly no solo es un homenaje al color, sino una señal de que la pink obsession está muy lejos de terminar.

Publicidad

Bajo el mantra ‘el rosa no es solo un color, es una actitud’, el restaurante de Ámsterdam juega con el color y las formas para crear un espacio ecléctico y arriesgado. Ubicado dentro del estadio olímpico de la ciudad -extraña, pero afortunada decisión-, el lugar mide 1,000 metros cuadrados y tiene espacio para consentir a 230 comensales.

En los cuatros pisos de MaMa Kelly, casa uno con un estilo distinto, la predominancia del rosa se acentúa con la presencia de dorado en los cubiertos y parte del mobiliario, así como con acentos verdes de las estilizadas palmeras que, además de ornamentar, funcionan como lámparas de pie.

El menú del recién estrenado restaurante es claro, sofisticado y sin mayores pretensiones. Las especialidades son pollo y langosta, y vienen en distintas presentaciones. Además de sopas, ensaladas y risottos, sobresalen el carpaccio de res y el tuna tartare.

Una discreta puerta lleva al bar secreto, exclusivo para reservaciones en grupo. Siendo el único espacio que no es rosa, este pretende reflejar la llamativa personalidad de Ámsterdam.