Tips de decoración para una casa o departamento rentado

1112

Vivir en un espacio en renta no significa sacrificar la decoración. Hacer del espacio que habitas tu hogar significa adaptarlo a tus necesidades estéticas y funcionales, convirtiéndolo en una extensión de tu estilo y personalidad.

Para empezar es muy importante tomar en cuenta los acuerdos que están en el contrato con tu arrendatario. Aclara todas tus dudas desde el principio, plantea qué tipo de modificaciones te gustaría realizar en la decoración y cuáles definitivamente no se pueden. También es bueno negociar si algunas de las mejoras pueden ser tomadas a cuenta de renta. Por ejemplo; cambiar muebles de baño, ya que éstos una vez instalados no podrás llevarlos contigo cuando cambies de lugar.

Publicidad

Lo ideal al elegir intervenciones o elementos para hacer del espacio tu hogar es importante considerar que reflejen tu estilo y puedan adaptarse fácil a otro entorno, que puedas llevarlas contigo al momento de mudarte, o bien; que sean económicas en caso de que tengas que dejarlas.

  1. Piso

Lo más sencillo es complementar la decoración con tapetes. Un tapete  puede cambiar totalmente la personalidad de un espacio y volverlo más acogedor. Si deseas tener una alfombra que cubra todo el piso, puedes optar por tapetes modulares, los cuales son fáciles de instalar y desinstalar, además de que pueden adaptarse a diferentes dimensiones y formas.

Existen algunos pisos laminados de precios accesibles, buen diseño, de fácil instalación y fácil desinstalación. La desinstalación no debe superar el precio de la mitad de la instalación, por lo cual resulta una opción razonable.

2. Muro

Lo más sencillo sería pensar en pintar los muros. Una opción económica, pero; representa tiempo, esfuerzo y es algo que no podrás llevar contigo. En muchas ocasiones la paleta de colores en muro es neutra, por lo cual puedes adaptar fácil tu decoración. En caso de que se trate de un color demasiado intenso valdría la pena considerar mobiliario o accesorios en tonos claros e iluminar muy bien el área con luz blanca.

Existen también adheribles que puedes utilizar. Azulejos, madera o algún vinilo. Esté tipo de accesorios no dañan el muro y personalizan el espacio. También existen ganchos autoadheribles que pueden solucionar el tema de los clavos y así permitirte colgar cuadros.

Otra opción es sólo recargar los cuadros o espejos sobre muebles. Una banca de madera con un cuadro en ella y recargado en la pared dan un buen aspecto. Si cuentas con más de una imagen puedes realizar una composición, lo cual hará que el muro no luzca vacío o plano por la falta de color o elementos.

3. Mobiliario

Uno de los puntos más importantes al decorar un espacio en renta. El mobiliario y los accesorios son algo que seguro podemos llevar con nosotros.

Mobiliario modular y de fácil armado puede ser muy práctico al momento de mudarte, además de la versatilidad que proveen al diseño. Las tiendas de autoservicio para el hogar serán tu mejor aliado. Cuentan con muebles económicos, fáciles de ensamblar y personal que puede asesorarte.

Pero eso no significa que tengas que limitarte. Si encuentras alguna pieza de diseño o antigüedad sólo asegúrate que sus dimensiones no sean exageradas, e intenta contar con accesorios que la complementen.

4. Accesorios

En cuanto a accesorios, incluye elementos que no sólo reflejen tu estilo sino también recuerdos. El cambiar piezas de arte por fotografías con valor sentimental ayuda a crear un ambiente más personal. Si hay un color o detalle en la arquitectura que no puedas cambiar, intégralo a tu decoración con los accesorios. Por ejemplo, si tienes herrería roja en la sala y no puedes modificarla, incluye acentos en un tono similar sobre la mesa de centro. Si existen molduras en el techo de tu baño que te parezcan anticuadas, compra accesorios que tengan una forma similar.

Las telas también representan un gran aliado. Cortinas, blancos, cojines y hasta la cortina de baño ayudan a dar un aspecto completamente diferente al espacio. Al ser económicas puedes renovarlas constantemente, y te acompañarán cuando decidas cambiar de residencia.

5. Iluminación

La iluminación puede ser resuelta con lámparas de piso, mesa o luminarias colgantes de fácil instalación. La ventaja de estas últimas es que en su mayoría cuentan con un cable que puede adaptarse a diferentes alturas. Dependerá del espacio y actividades a realizar, el tipo de iluminación. En general se recomienda luz blanca o de día, para espacios de trabajo y áreas comunes; y cálida para privadas.

Sea breve o indefinido el tiempo que habitaras ese espacio en renta, es importante hacerlo propio. Imprime en él tu estilo y hazlo tu hogar.