La historia detrás de la impresionante villa italiana de Call Me By Your Name

720
- Publicidad -

Luca Guadagnino, director de la cinta Call Me By Your Name, vuelve a poner en alto la decoración del set para una película, luego de haberlo hecho en 2009 con I Am Love.

Call Me By Your Name, cuenta la historia de un joven y atractivo profesor estadounidense que viaja a Italia para asistir a un investigador en Italia, quien le da hospedaje en su casa durante el verano, donde conoce al hijo adolescente del profesor, con quien, poco a poco, inicia un tierno romance.

Publicidad

Esta historia se desarrolla en una villa italiana del Siglo XVII, locación que Guadagnino tenía en mente años antes desde que conoció ese mágico lugar en Lombardía. Según declaraciones del propio director, conoció la villa al menos diez años antes de rodar la película e incluso soñó con comprarla, aunque se dio cuenta que era un capricho que no podía costear ya que además, no la quería para vivir ahí, pero desde ese momento supo que sería el set de su siguiente película. Un lugar con un encanto aristocrático en decadencia, que resultó ser la locación perfecta para contar la historia de un profesor y su familia, viviendo en un lugar que probablemente heredaron pero no pueden mantener.

Para preparar la película Guagagnino, se tomó muy en serio el rol de decorador de interiores pues quería crear la atmósfera perfecta para contar la historia. Las elegantes habitaciones fueron creadas especialmente para la cinta, una invención del equipo, pero parecen sumamente reales. Esto se logró gracias a Violante Visconti de Modrone, la hija de un duque italiano que también estuvo en el cast de I Am Love y comparte una fuerte obsesión por la decoración con Guadagnino, quien aseguró que ella es asombrosa porque realmente entiende cómo viviría una familia como la de la película y aunque no es diseñadora, es capaz de crear el ambiente perfecto para contar la historia de una familia sin dinero a través de muebles que parecen heredados.

Para crear el set de la película, el equipo trabajó durante más de un mes ya que el lugar estaba completamente vacío y en ruinas y tuvo que ser remodelado para la filmación, desde los paisajes hasta el interior. Para lograrlo Visconti, llevó muebles de su propia casa, así como objetos y artefactos alquilados. Viejos globos terráqueos, mapas y grabados se mandaron a hacer especialmente en una imprenta de Verona. En la decoración hay mezclados artículos asiáticos para darle a las habitaciones el aire de haber viajado, que en silencio establece que se trata una familia de viajeros y coleccionistas.

También se hizo una investigación exhaustiva para encontrar elementos como radios, televisores y teléfonos que correspondieran a los inicios de los años 80, época en la que se desarrolla la película. Para tapizar las paredes, Dedar, una tienda de decoración italiana, los apoyó con telas de aquella época que sirvieron para hacer manteles y tapizar muebles, haciendo sentir la villa como el hogar de una familia franco italiana judía de clase media, auténtica.