Tener un bebé no siempre fue el sueño de Meghan Markle

1964

El anuncio de un nuevo bebé real revolucionó a todos los fanáticos de la realeza británica y al resto del mundo, ya que todos los ojos estaban puestos sobre la nueva duquesa de Sussex, Meghan Markle.

La ex actriz luce radiante y emocionada por esta nueva etapa en su vida. Sin embargo, una amiga cercana asegura que la idea de estar embarazada no siempre fue la más emocionante para Meghan.

Publicidad

Hace algunos años, en el 2011 para ser exactos, Markle se casó con el productor de televisión Trevor Engleson, después de una relación de siete años.

Pero, después de dos años casada, todo terminó en un divorcio. Y hoy sabemos algo más de esa relación de la que no se habla mucho: que Meghan hizo firmar a Trevor un contrato preembarazo, asegura una “antigua amiga” de ella a Daily Mail.

La informante dice que no hubo abogado de por medio, pero que sí firmaron un documento entre ellos en el que “exigió (a Trevor) un entrenador personal y nutriólogo durante y después del embarazo. Estoy segura de que también se habló de una niñera, pero el foco principal para ella era la salud y el peso”, dice la amiga.

Según Daily Mail, su fuente recalcó lo obsesionada que estaba Meghan con la posibilidad de perder su figura y la cita: “Ella siempre ha tenido miedo a engordar, algo que ha pasado en su familia, por eso estaba tan preocupada y más en aquel momento de su carrera de actriz”, asegura esta “antigua amiga”.

Y hay más, dice que Meghan se sentía desde entonces una princesa y así quería ser tratada. “Fue muy tajante en ese aspecto, era algo que le preocupaba mucho”, ahondó la fuente. Al final aunque él aceptó y firmó no sucedió nada, no tuvieron hijos y se divorciaron.

No se sabe, y probablemente nunca se sabrá, si Meghan y Harry firmaron un contrato. Sólo hubo un rumor antes de su boda en mayo de este año, sobre que él se negó a firmar alguno porque confía en que su matrimonio será para siempre. Y lo más probable es que Meghan ni siquiera se haya preocupado en esta ocasión, siendo madre de un hijo de Harry y por tanto miembro de la familia real británica, ésta nunca la dejaría desamparada.