Los libros que leían los personajes en La casa de las flores revela mucho de ellos

1318
Getty
- Publicidad -

A menos que vivas debajo de una piedra, no estarás enterado del éxito de la serie (telenovela) de Netflix La casa de las flores, dirigida por el cineasta mexicano Manolo Caro y protagonizada por Darío Yazbek, Aislinn Derbez, Verónica Castro y Cecilia Suárez.

El personaje de esta última, Paulina de la Mora, ha causado furor en las redes sociales por su “pe-cu-liar for-ma de ha-blar” al grado de crear lo que se conoce como #PaulinaDeLaMoraChallenge. Pero si en verdad eres un fanático de esta serie y, particularmente de este personaje, también podrías compartir su interés lector.

Publicidad

En una escena del capítulo 7 titulado “Peonia (Símb. vergüenza)”, Paulina de la Mora y su ex marido que ha cambiado de sexo María José (interpretado por el actor español Paco León) sostienen una conversación en la que discuten sobre las vicisitudes de sus personajes, de los cuales no ahondaremos para evitar spoilers.

Lo interesante de este momento es que ambas se encuentran en medio de particulares lectura. Por un lado, Paulina tiene entre las manos Alacrán enamorado de Carlos Bardem y a María José le ocupa el libro de Guillermo Osorno, Tengo que morir todas las noches. A continuación, te contamos de qué van estas obras y algunas pistas por si tu interés lector se ve motivado hacia ellos.

 

Alacrán enamorado (Plaza & Janes editores)

Alacrán enamorado

¿Quién escribe? El autor de este libro es Carlos Bardem, tal vez te suene este apellido y pues sí, se trata del hermano de Javier Bardem, quien también es actor. En 1999 escribió su primera novela Muertes Ejemplares  que recibió una mención especial del jurado del Premio Nadal. EN 2009 publica la obra que nos ocupa.

¿De qué va? Alacrán enamorado, cuenta la historia Alyssa y Julián. Ella una seductora inmigrante latinoamericana y él, un boxeador apodado “El Alacrán” y líder de un grupo de una agresiva agrupación neonazi. A pesar de que ambos se aman, no pueden estar juntos por la rivalidad y el choque que existe entre las tribus a las que pertenecen. Ambientado en los márgenes de una urbe violenta, esta novela fue llevada al cine en una película homónima protagonizada por Álex González, Miguel Ángel Silvestre, Judith Diakhate y sí, por los hermanos Bardem.     

¿A qué se parece? Es una versión renovada del clásico de Shakespeare Romeo y julieta aderezados con la discriminación racial y la lucha de clases.

Dato Curioso: Carlos Bardem, ha trabajado anteriormente con Manolo Caro y Cecilia Suárez. Integró el elenco de la cinta Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando, interpretando al esposo de Suárez que vive una doble vida con una pareja homesexual.   

 

Tengo que morir todas las noches (Debate)

Tengo que morir todas las noches.

¿Quién escribe? El periodista Guillermo Osorno, es la pluma tras esta crónica de largo aliento. Osorno, estudió relaciones internacionales en el Colegio de México y periodismo en la Universidad de Columbia. Fundó Editorial Mapas y fue director de la revista Gatopardo de 2008 a 2014. Es el director fundador del proyecto Horizontal, una plataforma de periodismo independiente.  

¿De qué va? Esta crónica recrea El Nueve, un emblemático bar gay ubicado en la Zona Rosa a través de Henri Donnadieu (el propietario y fundador) y los asiduos visitantes. El libro es también el relato sobre la Ciudad de México en la década de los ochenta con el escenario de la crisis económica, el temblor del 85, la propagación del sida y la situación política del país. Una historia donde la cultura gay, los movimientos artísticos, literarios y musicales emergían desde el subsuelo, desde el underground.

¿A qué se parece? Tal vez un libro que encuentre similitudes con este ejercicio de investigación es la publicación de 2015, la cual reunió las fotografías que Hasse Persson capturó al interior del mítico Studio 54 que, en la década de los 70, simbolizó un espacio abierto para la cultura Queer y el Underground.

Dato curioso: En julio pasado se anunció que el legendario lugar ubicado en la colonia Juárez, abrió de nueva cuenta sus puertas para intentar recuperar sus años de gloria. Pero, seamos honestos, no hay manera de volver a los ochenta.