La muerte de Luisito Rey en la serie vs. la vida real

8743
Netflix
- Publicidad -

El episodio 13 muestra que Luis Rey murió de cirrosis, complicaciones respiratorias, agravado todo por el virus de VIH.

En realidad, lo que lo llevó al hospital fue una neumonía que ya lo había atacado en el pasado y se le complicó con una sobredosis en una de sus juergas. Tenía comprometidos varios órganos y, sí, de acuerdo con Javier León Herrera, padecía VIH.
En el capítulo también se muestra que antes de morir, Luis Miguel preguntó a su papá por su madre, a quien no veía desde hacía seis años:

Publicidad

-Viniste, Micky.

– Claro que vine, pa.

– Perdóname Micky.

– Papá, necesito saber dónde está mi mamá.

– Se fue, Micky, se fue.

¿Por qué me haces esto? por qué me niegas algo que yo sé que tú sabes. ¿Sabes el daño que esto me hace a mí? ¿Dónde está, papá? Llevo años buscándola, años. Si tienes algo de amor por mí, te ruego que me digas dónde está.

– Tú ya sabes dónde está.

Y en ese momento, Luis Rey muere. En la vida real, y según lo relata León Herrera, Alex y Luis Miguel estaban en el cuarto con su padre cuando éste expiró, pero no pudieron hablar con él ya que estaba en coma y conectado a un respirador artificial. Luis Rey se llevó a la tumba lo sucedido a Marcela Basteri.

El 9 de diciembre de 1992 falleció Luis Rey. Al día siguiente, su cuerpo fue trasladado a la capilla ardiente del cementerio de Collserola, pero antes, el hospital donde vivió sus últimas horas fue testigo de un drama protagonizado por el hijo mayor de Luisito, Luis Miguel.

“Cuando él sale de verlo en el hospital, sale quebrado. Estaba completamente dado vuelta. Estaba fuera de sí, fuera de la realidad, era un ente“, narró el fotógrafo Gabriel Piko, uno de los pocos testigos de aquel momento a la la revista Gente en su edición del 17 de diciembre de 1992.

“Incluso me ve ahí y me abraza, llorando. Me dice: ‘¿Cómo no me llamaron antes, cómo no me avisaron que mi papá estaba en un hospital? Les hubiera mandado plata para que lo llevaran a la mejor clínica. Como me encontró ahí y era de las pocas personas que estaba, en su tristeza pensó que yo era un amigo del padre”, comentó el fotógrafo.

Y según cuenta la revista Caras Argentina, Luis Miguel tuvo que ser atendido: ”Rodeado de familiares y de sus representantes, Micky debió ser atendido por su médico particular, quien le suministró calmantes”, relata la revista.

Agrega el sitio web infobae que tras la muerte de su padre, el cantante se dirigió al hotel donde se alojaba, donde recibió las condolencias de sus familiares y amigos.

“Tengo entendido que en esos momentos pidió que lo llevaran a conocer el lugar donde vivía el padre“, señaló Piko. Según Infobae, el departamento de Luisito Rey estaba a veinte kilómetros de Barcelona. Allí estaban sus discos, sus fotos, sus apuntes.

Hasta ese momento, en las horas previas, hubo tregua entre los tíos, el cantante y sus representantes, cuenta Javier León Herrera, pero ese cortísimo periodo de paz se acabó en cuanto murió Luisito Rey.

“A partir de ahí siguieron las diferencias entre ambas partes, principalmente en la tensa reunión que tuvo lugar en el hotel Sarriá. Palabras groseras, discusiones sobre qué hacer con los restos, qué iba a pasar con el dinero al que solo él tenía acceso. El propio cantante cortó las discusiones con más temperamento que sus tíos.

La primera cuestión no generó demasiada discrepancia; a Luis Miguel le dijeron que su padre deseaba que lo cremaran y no puso ningún impedimento. Sobre la disposición de dinero, en lo que sí coincidieron las dos versiones de los hechos que tuve fue en que Luis Miguel mostró rechazo por el dinero que sabía sucio y principalmente depositado en Suiza. Dejó encargado a sus representantes para que contrataran a alguien en Barcelona que velara por sus intereses y organizara todos los trámites, el traslado de la urna a Cádiz, la manutención de su hermano Sergio y de sus abuelos Matilde y Rafael, a cuyo cargo estaba Luis Miguel”.

Al día siguiente hubo una misa de cuerpo presente en la calle Balmes de Barcelona, a la que, relata León Herrera, Luis Miguel acudió vestido completamente de negro, con la cabeza agachada solo ante la urna con las cenizas de su padre.

En todo momento estuvo acompañado por la comitiva que viajó con él: Erika y Jaime Camil papá, Hugo López, Alex McCluskey y por supuesto, Alex Basteri.

Pocas horas después, Luis Miguel regresó a América para continuar con su gira.”Hizo un extraordinario esfuerzo para perdonar, aunque según McCluskey, no podía asegurar con rotundidad que lo hizo”, dice León Herrera.

Su primer show pocas horas después de haber regresado de Barcelona… fue en el Luna Park, donde dio un discurso muy emotivo: ‘Compartan todo lo que quieran con la gente que quieren hoy y no mañana. Lo más bonito que tenemos en la vida es el amor y el cariño. les pido por favor que me ayuden esta noche’”.

Micky envió un emisario a Cádiz que enfrentó a Vicente y se encargó de que las cenizas quedaran a buen recaudo.