Actores que cedieron a la presión pública y tuvieron que abandonar papeles

1080
- Publicidad -
Aunque el trabajo de cualquier actor es precisamente meterse en la piel de cualquier personaje que se le asigne, hay veces que el público no lo aprueba. En ocasiones hay antecedentes que parecen darle la razón a los consumidores, y otras simplemente se basan en juicios algo más dudosos, pero lo cierto es que, estas presiones pueden terminar por ser tan fuertes que salen avante en sus obejtivos.
Tal ha sido el caso de estos actores que, ante la avalancha de comentarios en redes sociales, terminan por decirle adiós a un proyecto.

Scarlett Johansson

Recientemente, la actriz abandonó por cuenta propia la cinta Rub & Tug ante los cuestionamientos de la comunidad LGBTI+.
“A la luz de las recientes preguntas éticas planteadas en torno a mi casting como Dante ‘Tex’ Grill, el personaje protgonista de la historia, he decidido retirarme respetuosamente del proyecto“, dijo la actriz a la revista Out.
El cuestionamiento era por qué una histrión de sexo femenino debía dar vida a un personaje transgénero, y no propiamente alguien que realmente lo fuera en la vida real.

Charlie Hunnam

FOTO: Getty
Tenía todo para ser Christian Grey en la primera entrega de 50 Shades of Grey, pero la redes sociales lo comieron. Aunque el actor, quien en ese momento se encontraba en la cúspide con Sons of Anarchy dijo que su agenda se había complicado para rodar, muchos medio aseguraron que no pudo con la presión de los fans, quienes creían que no haría un buen papel en la adaptación de la novela de E.L. James.

Dev Patel y Zayn Malik

Las críticas se le vinieron fuertes a Disney cuando la compañía anunció que no podía encontrar un actor que pudiera representar a Aladdin en la adaptación live action del clásico animado. Entre muchos otros nombres sonaban Dev Patel y el ex One Direction Zayn Malik, pero a ambos los tuvieron que bajar.
En Twitter, la gente preguntaba por qué no simplemente elegían a un actor indio, que tuviera todos los rasgos característicos, en lugar de apostar por un inglés.
Publicidad