Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Este trabajo de “asistente de influencer” es más demandante que el de Andy Sachs

Este puesto es mucho más complicado que el de asistente de Miranda Priestly
mar 11 agosto 2020 10:56 AM
Foto: Unsplash

Si te gusta la moda, muy probablemente estás familiarizado con el personaje de Andrea “Andy” Sachs en la película “El diablo viste a la moda” (2006) interpretado por Anne Hatahway. ¿Lo recuerdas? Andy quiere ser periodista y acepta un trabajo en una revista para ser la asistente personal de la editora en jefe Miranda Priestly (Meryl Streep), quien básicamente le hace la vida de cuadritos.

Sonaba como un puesto atractivo. “Todos quieren ser nosotros” decía Miranda, pero Andy se ve desgastada por las constantes, complejas y poco claras demandas de su jefa, que espera que las comprenda a la perfección y haga rápido. Pensábamos que esto era solo ficción (al menos en moda) pero al parecer sí existe un trabajo así de demandante y es el de “asistente de influencer.

Publicidad
Foto: IMDb, El diablo viste a la moda (2006)

No cabe duda de que en esta era digital ser influencer es un trabajo real y bien remunerado, pero también nos queda claro que aún no es una profesión reconocida ni regulada por las leyes laborales. En redes sociales está circulando una insólita oferta de empleo de “Asistente personal de influencer” del sitio Entretainment Careers , que la periodista de cultura del Internet, Taylor Lorenz, de The New York Times, ha expuesto en su cuenta de Twitter por buscar un candidato prácticamente inhumano.

La oferta de empleo es para trabajar con una celebridad de las redes sociales y aunque no se menciona su nombre, se sabe que es un influencer de YouTube que vive en Los Angeles y tiene más de 10 millones de seguidores (las posibilidades se reducen, ¿sabes quién es?). Lo peculiar y contradictorio de este puesto, es que se anuncia como un "trabajo de medio tiempo" pero en la descripción especifica que es un periodo de prueba en el que debes trabajar en la casa del cliente alrededor de 8 horas diarias y estar disponible en el teléfono 24/7. Y si lo haces bien, te promueven a jornada de tiempo completo o mejor dicho, a venderle tu alma al influencer.

Publicidad

En la descripción del puesto, saltan varias exigencias casi robóticas bastante absurdas (y seguramente ni siquiera legales), como "Debes mantener todas las emociones y los asuntos de vida privada lejos de este mundo" y no solo es dejar los sentimientos a un lado sino también "ser capaz de ser el malo, eliminar emociones, manejar conversaciones intensas y recuperarse instantáneamente de cualquier error sin mostrar sensibilidad" ¡¿qué?! Sobre los eventos sociales, ni siquiera pienses en pasarla bien con un drink en mano porque otro de los requerimientos es "mantenerse sobrio pero sociable y amable en entornos de muy alto perfil" y de tu vida social ni hablar "no puedes tomar fotos, publicar en las redes sociales y ser o parecer llevado por la fama".

Algunos de las responsabilidades del candidato ideal son que esté dispuesto a despertar diario al influencer con café, cocinar, limpiar, trabajar profesionalmente y en silencio, viajar a cualquier lugar en cualquier momento, empacar y desempacar, tratar asuntos personales, coordinar la logística de producciones de foto y video, planear la agenda, administrar sus redes sociales, editar contenido, manejar cientos de pequeñas tareas al mismo tiempo, ser chofer con su propio auto y remata puntualizando "mínimos días libres". Todo por la absurda paga de $25 a $30 dólares por hora.

via GIPHY

Publicidad
Publicidad