- Publicidad -

En lo personal, odiaba los lip liners. Me daban una vibra de los noventas que no me gusta NADA. Pero un día me animé a probarlos y ya no me imagino una vida sin ellos. Sueno exagerada, lo sé, pero es que tienen muchos beneficios. Entre ellos: prolongan la duración del lipstick y evitan que se corra o se hagan esas ‘venitas’, intensifican el pigmento y te permiten delinear los labios con mayor precisión y perfección.

 

ELLE CONSEJO:

Publicidad

Antes de aplicar el lip liner, asegúrate de exfoliar suavemente tus labios. Después hidrátalos con un poco de bálsamo y aplica el liner como si fuera lipstick para evitar que se haga el efecto retro de ‘solo delineado’. Cuando seque un poco, aplica la barra de labios.